Correo de lectores

martes, 15 de diciembre de 2020 · 00:43

Entre gallos y medianoche se modificó la calidad de vida de los vecinos 

Sr. Director: 
De un tiempo atrás hasta el presente, con beneplácito, nos hemos acostumbrados a escuchar hablar de los derechos humanos como un discurso de avanzada progresista que pone al ser humano en un mismo pie de igualdad con grupos concentrados de poder económico, poniéndose de relieve el valor humano individual por sobre intereses de otros con apetencias económicas, como una señal de evolución humana que deja atrás la máxima salvaje de la ley del más fuerte. Subrayando que el derecho humano es preexistente a cualquier otro derecho.
En el derecho argentino, derechos a una vida digna y a un ambiente sano, como a la salud fueron consagrados en la reforma constitucional de 1994, Art. 41, “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.”
El hecho concreto, luego de esta breve introducción, se refiere a la modificación del código de planeamiento (Código de Ordenamiento Territorial del Municipio de Pilar. Ordenanza 255/18. Convalidación Provincial 45/19. Reemplazo del Código de Zonificación de Pilar, ordenanza 10/85), que ha convertido una parte del barrio “Loma Linda” en industrial, y otra parte en residencial, observando prima facie que esta reforma estuvo impulsada por lobbies económicos, advirtiendo que por un lado se beneficia al complejo inmobiliario residencial Lagoon, que pasó de categoría industrial del código anterior a (UR6) residencial, y a otra parte del barrio que anteriormente era UR6 pasa a ser industrial, posibilitando la instalación de fábricas y galpones, perjudicando abiertamente a los propietarios originarios residenciales más antiguos que quedaron relegados por ésta reforma, como material descartable , habida cuenta que los mismos no fueron tomados en cuenta ni escuchados. Me atrevería a sacar como primera conclusión que en el Partido de Pilar gozan de mejores derechos aquellos que tienen mayor poder económico, violando abiertamente el principio de igualdad ante la ley consagrado en la Constitución Nacional en su artículo 16. 
Con esta modificación, los dueños de corralones de materiales y otros industriales se han enseñoreado de las calles interiores circulando con tránsito pesado, levantando tierra y ruidos molestos con una intensidad  que supera ampliamente el límite de la normal tolerancia.
Por otro lado no debe soslayarse el ítem sobre la valoración o depreciación inmobiliaria de las propiedades según las zonas afectadas.
Lo paradójico es que Pilar tiene su parque industrial reconocido donde concentrar las actividades de ese tipo, va de suyo que no habría necesidad de crear otra zona industrial afectando la calidad de vida de habitantes más antiguos residenciales.
Concluyendo que en el Partido de Pilar sigue primando la ley del más fuerte con un claro retroceso en el avance sobre los derechos humanos. Sería deseable que el actual intendente revea esta situación injusta que va en desmedro de la vida digna de muchos habitantes del Partido.

Claudio Jorge Blanco, abogado (UBA). Vecino de Loma Linda. 
 

10%
Satisfacción
80%
Esperanza
10%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios