Tribuna del lector

El síndrome de alienación parental, otra forma de violencia de género

domingo, 22 de noviembre de 2020 · 08:00

Por Andrea J Carpaneto*
 

Este es un tema que hace tiempo quiero abordar por diversos motivos, especialmente después de que en medios masivos de comunicación se expusieron informaciones equivocadas sobre el Síndrome de Alienación Parental. A esta altura del siglo XXI, y habiendo sido debatido para la elaboración del nuevo Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de American Psychiatric Association. (DSM V, 2013) es preciso aclarar algunas ideas y realizar una breve descripción de este falso constructo teórico.
El tan nombrado y utilizado “Síndrome de Alineación Parental” (SAP) es el término más acuñado por abogadas/os en divorcios conflictivos, en los que se establecen régimen de visitas y tenencia de hijes (en nuevo Código Civil Argentino se denomina “cuidados personales”, art. 648 del CCyC). En general, en esos casos, las acusadas son las mujeres. A ellas se las acusa de ser capaces de denigrar intencionalmente al progenitor no conviviente. Entre los argumentos que postulan las/os abogadas/os, basados en los conceptos del SAP refieren “lavado de cerebro de los niñes”, “mentir constantemente brindando datos falsos en contra del otro progenitor”, “sabotear la relación entre hijes y el otro progenitor” (1)
Estas acciones las inician los varones contra las mujeres, ya que en general son ellas quienes conviven la mayor parte del tiempo con los hijes. Esta es una estrategia más de violencia hacia las mujeres. El varón, no satisfecho con las innumerables violencias ejercidas hacia la mujer, madre de sus hijes, va por lo más doloroso para ella: quitarle sus hijes. Es un acto más de violencia de género, pero en este caso con el apoyo de quienes dan crédito a este falso Síndrome. Tanto abogadas/os como psicólogas/os y trabajadores sociales, no formados en violencia de género y familiar, incluyen estas aberraciones en sus informes. O fomentan a que sus clientes crean estas presuntas teorías que nada tienen que ver con las comprobadas científicamente por la psicología, ni de la psiquiatría.
Me pregunto si aquellos que adhieren y apoyan ideológicamente al SAP saben quién fue el autor, cómo se desarrolló ese concepto, en qué circunstancia lo describió y por qué. Pues bien, el autor del SAP fue el Richard Alan Gardner (Nueva Jersey, 28 de abril de 1931. – 25 de mayo de 2003). Un profesional cuyas publicaciones llegaron al gran público porque él mismo las editó. Sus argumentos se focalizaban principalmente en la defensa de padres alejados de sus hijes por casos de abuso sexual infantil. Exponía que los niñes eran convencidos por sus madres sobre los hechos, que elles mentían para perjudicar al otro progenitor, en un proceso de convencimiento mentado por las madres. Además, es importante saber que “su concepto SAP” no posee ninguna investigación científica que lo avale. En Estados Unidos, no está aprobado científicamente y en Argentina es rechazado por los colegios de psicólogos.
Aun en nuestro país, se continúa utilizando en informes, bajo otras denominaciones psicopatológicas, pero que responden a lo mismo.
Durante siglos se trasmitió la creencia de que la familia es el lugar más seguro para el crecimiento y educación de una persona. Un sitio de resguardo ante los peligros que existían en “el afuera”. Pasados los años, al quitarse el velo de esta convicción sostenida por diversos sectores de la sociedad, comienzan a aparecer los testimonios de aquellos que han padecido los peores horrores dentro del propio hogar. Víctimas silenciosas y silenciadas por décadas. Obligadas a callar para guardar el supuesto “buen nombre” de la familia. Estos niñes han podido dar su testimonio siendo adultos, sin la presión que sentían siendo pequeños. Es menester volver a aclarar que los niñes no inventan los abusos sufridos. Y la estrategia de evocar el SAP ya no es vigente para separar a los niñes de sus madres. 

(1) Sonia Vaccaro, Consuelo Barea Payueta,(2009) “El pretendido Síndrome de Alienación Parental: Un instrumento que perpetúa el maltrato y la violencia”.

*Psicóloga U.B.A. andreajcarpaneto@gmail.com
 

Comentarios

24/11/2020 | 14:47
#1
En cuanto leí la palabra HIJES la nota perdió toda seriedad,
24/11/2020 | 12:48
#0
Mire Dra. Carpaneto, no pude pasar del segundo párrafo de su carta. Tanto CHIQUE, HIJE, NIÑE.... en otra área que no es de su dominio, la máxima institucion académica que la maneja (RAE) ha dejado muy en claro QUE ES UN ERROR expresarse como lo hace Ud. Le soy muy sincera, como madre DE DOS HIJAS MUJERES, si tuviera una consulta con usted no pasaría de ahí, una consulta; no me genera ningún tipo de respeto ni confianza como profesional.
22/11/2020 | 17:33
#-1
Su enfoque de no creerlo que exista, es por que esta primero su enfoque feminista no cree?