Correo de lectores

viernes, 30 de octubre de 2020 · 07:42
Guernica, ícono de desidia de la casta política y el comercio con los pobres

Sr. Director: 
Un mes de impuesto PAIS = a 685.464 terrenos como cada uno de los usurpados en Guernica. La tierra: está; el dinero: está; La voluntad política: NO ESTÁ.
La toma de terrenos en Guernica pone al descubierto una falencia grave: el acceso a terrenos se ha transformado en un objetivo muy lejano de ser alcanzado por muchas familias, independientemente de la clase social o la situación económica.
Esto tiene un motivo determinante: la intromisión del Estado en la actividad económica. Hace varias décadas, desaparecieron los remates y ventas de terrenos a precios accesibles y en cuotas, financiados por los vendedores o por los rematadores. Había varios conocidos como Vinelli, Kanmar, Luchetti y otros, que resolvían la necesidad de muchas familias de una manera razonable.
¿Qué pasó? El Estado burocratizó los mecanismos de parcelación para la venta, con amplios requisitos e innumerables presentaciones y tasas. 
Para tratar el problema en la actualidad, veamos los números. Como ejemplo, una hectárea rural en General Rodríguez, a 10 cuadras de la vieja ruta 7, cuesta u$s 12.000. Se pueden hacer 58 lotes de 100 metros cuadrados, el resto para calles y veredas. Son u$s 207 por lote el costo puro de la tierra, como la tierra usurpada en Guernica, sin servicios, como la que esa pobre gente estaba ocupando. Hay 1.400 familias en ese conflicto. O sea, 1.400 x u$s 207 son u$s 289.800. Este es el valor de 2 departamentos de 3 ambientes.  
El conflicto que preocupa al gobierno de la provincia de Buenos Aires, que ocupa el tiempo y energía de funcionarios, jueces, fiscales, abogados, propietarios, titulares y notas en distintos medios de comunicación, escritos y televisivos, discusiones en redes, es una discusión de menos de u$s 300.000. Eso es lo nos costó sólo un legislador de la Provincia de Buenos Aires en 6 meses.
Para graficarlo de otra manera, con lo que AFIP recaudó en setiembre 2020 por el nuevo impuesto PAIS $ 20.857.978.000 (141.891.007 dólares al cambio del 1º de octubre de $ 147), dividido el costo de un terreno de u$s 207, da la posibilidad que hacer 685.464 terrenos.
Hay otros costos que son importantes como la realización de calles y la incorporación servicios. Aquí lo que he querido poner de manifiesto es la inoperancia del Estado o la voluntad de lucrar con la pobreza.
Otras formas de obtener terrenos es la ley 14.449, vigente desde fines de 2013, que obliga a nuevas urbanizaciones a ceder 10 % de la superficie para la construcción de “viviendas populares”. 
Para resolver el grave problema de la vivienda, que afecta no solo a los que toman terrenos, sino también a mucha gente honesta que no delinque participando en tomas, es que se trabaje seriamente en eliminar requisitos, gastos, impuestos  y tasas, para bajar el precio y mejorar la oferta privada. También es facilitar créditos para la construcción reduciendo burocracia e impuestos.
La propuesta es que el Estado no ponga trabas y facilite loteos y desarrollos. Los terrenos deben ser gestionados por la actividad privada y comprados por los vecinos. Los terrenos públicos deben ser licitados o rematados. No regalados. No faltan terrenos, falta decencia y eficiencia en la gestión.

Eduardo Bisognin, DNI 13.394.478.

Pérdida de agua en la plaza de Villa Morra

Sr. Director: 
En la plaza de Villa Morra hay dos grandes pérdidas de agua y la gente de Aysa pasa como si nada y ni pueden cortar el pasto en ese sector. El agua está perdiendo desde hace más de 2 años! A ver si estos vagos lo arreglan ya que el agua no sobra! La pérdida más grande es al lado de la estatua. Gracias y buen día!

Ayerbe Marcelo. 
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios