Matías Rossi va por todo

El Misil juega su última carta para defender la corona de la Clase 3. “La chance es mínima. El objetivo es ganar”, aseguró el delvisense.

13 de noviembre de 2015 - 00:00
Es un viaje arriesgado. La corona está en jaque y la única defensa posible es el ataque. Matías Rossi encara la anteúltima fecha del Turismo Nacional a 53 puntos del líder del certamen, Guillermo Ortelli, y está obligado a ganar para soñar con el bicampeonato. Quedan 72 unidades en juego. La mitad se reparte este fin de semana, en Posadas, y los otros 36 en Viedma, el 6 de diciembre. Las opciones del Misil son pocas, pero apuesta todo a ganador motivado por la ausencia de lastre y las mejoras que evidenció el Citroën C4 en la última prueba. “La chance de campeonato es mínima porque estamos a muchos puntos y hay varios pilotos delante nuestro. No ha sido el año esperado, pero vamos a encarar las últimas fechas con muchas expectativas”, expresó el delvisense, y agregó: “El objetivo es ir a ganar, aprovechando que no cargamos lastre y Posadas es un circuito donde el peso se siente mucho porque tiene muchas aceleraciones”. Para sostener la ilusión, también remarcó que el trazado misionero podría jugarle a favor. “Notamos que el auto evolucionó y creemos que puede funcionar muy bien en Posadas por las características de la pista”, entendió.
Por otra parte, Rossi adelantó que no cambiará de equipos para 2016 y seguirá de la misma forma en las tres categorías: TN, Turismo Carretera y Súper TC2000. “Faltan algunos detalles con Citroën porque los arreglos siempre fueron anuales, pero esa es la intención. Es cierto que tuve otras propuestas en TN, pero estamos bien en Citroën y vamos a seguir igual”, aseguró el campeón.
La actividad de la anteúltima fecha del Turismo Nacional arranca mañana a las 9.40 con el primer entrenamiento y a las 15 se pondrá en marcha la clasificación. El domingo se disputarán las series, de 9.30 a 10.30, y a las 13 comenzará la final. 

La chance del Nascar
Matías Rossi ratificó que existe la posibilidad de manejar un auto de Nascar, la categoría más importante de Estados Unidos. “Fue una gestión de Laureano Campanera que salió de una locura y ahora hay intenciones concretas. Podemos hacer algo con un Toyota pero los detalles se conocerán más adelante”, expresó en diálogo con Campeones.
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar