Haciendo Eco en Pilar

Tareas para la huerta con la llegada del invierno

sábado, 25 de junio de 2022 · 08:42

El solsticio de invierno es el momento en que la naturaleza se detiene, enlentece su movimiento. Al pasar el día más corto del año, respira profundamente, acelera su marcha y empieza a crecer.

A pesar de lo inactivo que pareciera ser el invierno para las huertas, los especialistas la consideran la estación ideal para realizar ciertas tareas inoportunas para el resto del año. Es el tiempo para enriquecer el suelo, cosechar, podar y comenzar con la planificación de siembra.

En esta columna te compartimos algunas tareas para cuidar tu huerta en esta época del año.

El invierno es un momento ideal para cosechar, principalmente, las hortalizas de hoja que se sembraron a fines del verano, como son las lechugas, achicoria, kale, entre otras.

En este sentido conviene no cortarlas al ras, es decir, a nivel del cuello de la planta sino, cortar las hojas periféricas y dejar las del centro para que continúen su crecimiento hasta alcanzar el tamaño final según la especie. Así, podemos hacer entre tres y cuatro cortes por planta, lo que nos permitirá lograr un mayor aprovechamiento.

Con respecto al manejo del agua en esta época, deben ser riegos espaciados y siempre abundantes para que llegue a toda la masa radicular, además de las raíces más superficiales. Es difícil dar una recomendación sobre la medida exacta, ya que depende de varios factores como son el tipo de suelo o sustrato utilizado, el tamaño y material del contenedor, el tamaño de planta y el momento de su ciclo, exposición al sol y al viento, entre otros.

Y, a pesar de lo que se cree habitualmente, el momento de riego es más importante que en la época estival, ya que, al regar en horas de poca insolación, el agua queda retenida en el suelo o sustrato, minimizando su pérdida por evaporación (economía del agua) y estando más disponible para las plantas.

Además del riego, no debemos olvidarnos de sumar a la agenda del invierno: “abonar el suelo”. Estos son días especialmente recomendables para cosechar compost y fertilizar la tierra de canteros, macetas y suelos en general.  Para ello, se recomienda realizar un descanso de los suelos por unos meses, o bien con el abonado. En este último caso, hay que utilizar abono compuesto o humus de lombriz, dado que ambos se elaboran a partir de restos orgánicos de origen domiciliario.

Fertilizar la tierra es una tarea que se debe realizar de manera constante en las huertas. A medida que transcurre su ciclo de vida, las plantas extraen del suelo los nutrientes que necesitan en cantidad y variedad. Es importante recuperar los nutrientes que las plantas se llevan al ser cosechadas, a fin de evitar que los suelos se agoten a lo largo del tiempo.

El mantillo o mulching es otra forma de proteger a las plantas. Consiste en añadir una capa de pinaza, serrín, paja, cortezas, hojas, etc. que actúan como aislante térmico para mantener una temperatura constante en la tierra y proteger las raíces.

En invierno se inicia con la siembra de especies de primavera-verano tales como el pimiento –en julio, agosto y septiembre–, el tomate, la albahaca y la berenjena –en agosto, septiembre y octubre–, entre otros.

La temporada actual es propicia para podar. En estos meses, las plantas pueden cicatrizar más rápido los cortes.  Es por esto que nuestras abuelas recomendaban hacer podas durante los meses que no tienen “r” (mayo, junio, julio, agosto).

Hay que ocuparse de los frutales de carozo y pepita como el duraznero, ciruelo, manzano, peral y membrillo. Con esta práctica, mejoramos la entrada de luz a la copa del árbol y, por lo tanto, su productividad.

Con respecto a los cítricos, tales como limonero, naranjo, mandarino o kumqua, la poda no es una práctica habitual. No es recomendable realizarla, excepto en aquellos casos en los que tengan ramas quebradas o enfermas que necesiten su remoción.

De la misma manera, si se está en presencia de una planta de varios años con una copa muy cerrada, se aconseja eliminar algunas ramas como forma de abrir la copa, para permitir la entrada de luz.

Por otra parte, es importante proteger la huerta del ataque de animales domésticos. Para evitarlo se puede cercar la huerta con algún material como cañas, alambrado o maderas.

El uso de invernadero es especialmente útil en esta época del año. Nos ayuda a proteger las plantas más delicadas ante el frío y facilitar su continuidad en nuestro huerto o jardín. El invernadero debe estar ubicado en un punto soleado y orientado al sur.

Debemos prestar especial atención a las plantas más jóvenes o sensibles a las heladas con campanas de vidrio, de plástico o de telas antiheladas para que puedan sobrevivir a las bajas temperaturas.

Existen unos pequeños invernaderos en kit que se pueden instalar de una manera muy sencilla. El propio kit incluye todo lo necesario para hacer el túnel invernadero.

Para instalar este tipo de invernaderos o túneles lo primero que deberemos hacer es colocar los tubos a modo de arco sobre el cultivo. De esta manera crearemos un pequeño túnel. Sobre estos tubos colocaremos la malla de protección con el plástico que les aportará el calor a las verduras y hortalizas.

Es fundamental ubicar la cobertura sin que esté en contacto con las plantas y destapar los cultivos con frecuencia a fin de prevenir la aparición de enfermedades.

En las esquinas del túnel invernadero colocaremos algún objeto pesado para evitar que el plástico vuele en caso de mucho viento.

La ubicación estratégica de arbustos y árboles puede ser muy beneficiosa para hacer de muro y minimizar los vientos que proceden del norte y que pueden perjudicar a los cultivos.

En cuanto a plagas, es una época del año en la que no hay frecuentemente problemas por aparición de plagas debido a que la mayoría de los insectos han desaparecido o se encuentra en hibernación (huevos y larvas).

¡Toma nota!

 

Comentarios