5 buenos hábitos que aprenderás con el Konmari, el método para organizarse de Marie Kondo

miércoles, 11 de mayo de 2022 · 07:50

No hace falta más que levantar la vista de esta nota -lo cual no recomendamos, claro- para ver a nuestro alrededor algo que no está en su lugar. Tal vez sea esa taza que usaste hace unas horas para tomar un té y todavía no guardaste, los almohadones del sillón completamente fuera de sí que a tu perro le gusta usar de cucha o la montaña de ropa de invierno ¡que te sacás en el living y dejás de adorno! Pero ahora que vimos el problema del desorden ¿cómo solucionarlo?

Incluso si esto no te ha pasado, ya sea por casualidad o por obsesión, no puede venirte mal aprender el método más profesional para cuidar el orden que viene revolucionando el mundo desde hace ya varios años. Hablamos del método Konmari. Fue creado por Marie Kondo, la organizadora profesional japonesa que tiene hasta su propia serie en Netflix, referencia en Los Simpsons y miles de fieles seguidores alrededor del globo.

¿De qué se trata y qué podemos aprender de él?

1. ORDENA POR CATEGORÍA PARA TOMAR CONCIENCIA

El descarte es una de las dos reglas básicas para poder ordenar bien. Si no sacás cosas de la casa y solo seguís trayendo más cosas lo único que lograrás es quedarte sin espacio. La ecuación es simple: más cosas, para el mismo lugar.

La idea es que tomes consciencia de todo lo que tienes y esto te ayude a decidir qué se queda y qué se va. Es decir, aprender a tirar o dar para ordenar mejor. Además, si sabés lo que tenés no traerás a tu casa algo que no necesitás, habrá menos basura, más dinero y más espacio.

2. DOBLADO VERTICAL PARA GANAR ESPACIO

”Todo lo que se aguanta de pie se puede doblar en vertical”, dice Mari Kondo. Y así es. El doblado consiste en conseguir un rectángulo con la prenda y hacer los pliegues necesarios según la altura del cajón o caja dónde los vamos a guardar.
El doblado vertical nos permite optimizar al máximo el espacio, poder ver enseguida lo que buscamos (incluso lo que no sabíamos que teníamos), facilita encontrarlo y guardarlo de nuevo y, además, transmite sensación de orden, belleza y armonía.

3. UN LUGAR PARA CADA COSA

El caos y el desorden se crea cuando tienes mucha cantidad de una misma cosa y/o cuando no tienes un lugar concreto para cada una de ellas, sino que las vas dejando por cualquier rincón de casa. Suele ocurrir mucho por ejemplo con las gafas de sol, los controles remoto, las tazas y vajilla de juegos únicos, los bolígrafos... Que cada cosa tenga su lugar:otra regla básica del orden y de su mantenimiento.

4. SIGUE UN ORDEN

Ordenar tu casa no solo es doblar, organizar y dejarlo todo bonito. Es un proceso de diálogo con uno mismo, a veces de enfrentarse a la razón y a los sentimientos (“esto me lo conseguí así y me recuerda a ese logro”, “fulano me dió esto y me recuerda a él”). El proceso de decidir que se queda y qué se va tiene mucho que ver con mirar a tu interior.

Si sigues el orden que Marie Kondo propone, empezarás poco a poco como entrenando ese sentid hasta que te salga natural. Empiezas poco a poco para al final llegar al máximo rendimiento sin tanto esfuerzo. Ese orden que ella propone es: ropa, libros, papeles, “komono” (objetos varios) y valor sentimental. 

5. QUÉDATE SOLO CON LO QUE TE HAGA FELIZ

La base de su libro se llama “La magia del orden” y no muchos conocen porque se llama así ni que se proponía lograr Kondo al momento de escribirlo. “Mi misión -dice- es ayudar a desarrollar una sociedad que, a través de poner orden en sus hogares, vivan cada día rodeados de las cosas que de verdad les gusta y les hagan felices”.

“Cuando terminás de ordenar todos los espacios físicos, de repente, te das cuenta de que también has ordenado ciertas cosas en tu cabeza”, sostiene la organizadora profesional.

La fórmula es:

Orden físico + orden mental= equilibrio

Al haber aprendido a categorizar, agrupar, ordenar y sobre todo decidir qué es lo que te quedas con lo que te gusta, te hace feliz y te transmite alegría, empiezas a darte cuenta de que hay otras cosas a tú alrededor que tampoco te gustan ni te hacen feliz, y entonces descubres cuál es la verdadera magia del orden…


 

Comentarios