Honestidad

¿Cuál es la ciudad más honesta del mundo?

Por Redacción Pilar a Diario 28 de marzo de 2022 - 07:48

Imagínate perdiendo tus cosas en tu ciudad. ¿Qué es lo primero que harías? La mayoría de nosotros comenzaríamos a llamar al celular para ver si nos contestan o lo rastrearíamos. Mientras que si de la cartera o billetera se trata no dudaríamos un segundo en llamar para cancelar todas las tarjetas y comenzaríamos a lamentar tener que volver a tramitar los nuevos documentos. Pero hay un lugar donde es desproporcionadamente probable que recuperes tus pertenencias: Tokio.

Con una población de casi 14 millones de habitantes es la ciudad más poblada y honesta del mundo al devolver, según explican William Park y Johanna Airth en un artículo reciente de “BBC”, más del 65%  de carteras, 73% de identificaciones registradas como extraviadas,  y un 83% de los teléfonos celulares reportados como perdidos. A menudo, estos artículos se devuelven el mismo día.

Sin embargo, hay un dato curioso: los paraguas no suelen recuperarse con tanta facilidad como otros objetos mucho más valiosos. De los 338,000 entregados a la Oficina de objetos perdidos, solo el 1% volvió con sus propietarios, y sorprendentemente la gran mayoría fueron reclamados, aunque realmente en las tiendas de conveniencia pueden encontrarse, y a un precio tan bajo, que da igual si los pierdes o no.

 

¿Por qué hay tanta honestidad en Tokio?

Ya sean metrópolis latinoamericanas, estadounidenses,  europeas o de cualquier otra parte del mundo, la esperanza de que nos regresen  lo olvidado o perdido es poca. Sin embargo, ¿qué pasaría si esta esperanza fuera una certeza de recuperar tus pertenencias?

¿Cómo puede lograr se esto en Tokio? La cultura del deber, las normas sociales, la religión o quizá la gran cantidad de pequeñas estaciones de policía (koban) son factores que pueden explicarlo.

En esta columna te compartimos algunos datos interesantes:

Los artículos perdidos del koban

Lo cierto es que los oficiales ubicados en las pequeñas estaciones de policía de los vecindarios (koban), abundan en las ciudades. En Tokio hay 97 por cada 100 kilómetros cuadrados. La policía en Japón está lejos de tener una mala imagen en el país, de hecho son respetados. Los oficiales son amables, así que nadie tiene reparos en acercarse a ellos. Eso significa que nunca te encontrarás solo si necesitas ayuda.

Pero más allá de eso, el hecho de devolver un objeto perdido es tan común como hacer colas silenciosas, no hablar por el teléfono en el tren o Shinkansen o no dar propinas.  Simplemente es algo que debe hacerse.

Se alienta a los niños desde pequeños a entregar artículos perdidos al koban, incluso si son pequeñas cantidades de dinero. “Se trata de un acto simbólico”, el policía elabora un informe y la moneda se pone bajo custodia, pero como nadie denunciará, lo más probable es que se le devuelva al niño como recompensa. Sin embargo, hay una gran diferencia, si el chico se la hubiera quedado de primeras es un robo, así se trata de una recompensa.

Es una enseñanza desde la escuela primaria. Se trata de un principio ético basado en la lógica de que si algo no es tuyo será de alguien, y, por tanto, es incorrecto y deshonroso quedárselo. Además, existe una ley que funciona de esta manera: aquel que devuelve un objeto perdido a su dueño tiene  derecho a pedir hasta el 20% de recompensa si el dueño aparece. Pero en general, los japoneses dan por cumplido su deber moral devolviendo lo que encuentran sin pedir nada a cambio. En resumidas cuentas, se trata de una cuestión ética y moral.

Otra cosa que prueba esta honestidad es que en la mayoría de los lugares se quitas los zapatos y zapatillas pero nadie los roba.

 

Piratería

En Japón la mayoría de la gente prefiere pagar para descargar una canción antes que descargarla gratis en Google. Descargar gratis canciones, películas es considerado un delito, es piratería.

Prueba de ello es que si buscas canciones en japonés, o cualquier otra cosa como libros, películas... te encontrarás con un sitio de compras, incluso podrás encontrar el botón de descarga, pero al hacer clic, tendrás para desembolsar unos pocos yenes. Si busca en japonés, será difícil encontrar medios pirateados en Internet.

 

Mujin hanbai

Además de las miles de máquinas expendedoras electrónicas que se encuentran en todos los rincones de Tokio, donde nadie irrumpe para robar el dinero, hay  Mujin hanbai que son pequeños puestos instalados, donde ponen a la venta frutas empaquetadas y dejan una pequeña caja para que la gente pague. Nadie roba frutas, verduras ni dinero, todos pagan la cantidad exacta. 

 

El bienestar colectivo

Dos desgracias ocurridas en 2011 enseñan sobre la psique japonesa: durante el tsunami que azotó el país en 2011, muchas personas quedaron sin hogar, comida o agua. La gente se esforzó en ayudarse mutuamente, enseñando con ello el precepto budista de 'gaman', similar a la paciencia o la resistencia: piensa en los demás antes que en ti mismo. Fukushima dio muestras de otro fascinante comportamiento del ser humano: el concepto 'hito no me' (el ojo social): se produjeron robos cuando el área estuvo cerrada debido a la alta radiación, justamente porque no había nadie que pudiera ver que sucedieran.

Pensar en el bienestar colectivo, antes que en el individual ha funcionado para que Tokio se convierta en una de las ciudades más honestas del mundo.

 

Honestidad (?? - Shojiki) es la palabra que indica la cualidad de ser verdad: no mientas. La honestidad, explícitamente, es la obediencia incondicional a las reglas morales existentes. Es decir, incluso si estás desobedeciendo las leyes de tránsito, estás siendo deshonesto. La honestidad se entrena a partir de pequeñas cosas.

 

¿Qué opinas de su honestidad?  Ayuda a las personas a ser honestas comentando y compartiendo este artículo, para que puedan ver que la honestidad les brinda las personas una vida mejor. 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar