Las tres interesantes máximas del Feng Shui para aplicar a la vida cotidiana

lunes, 21 de febrero de 2022 · 08:39

¿Todavía no sabés lo que es el Feng Shui? No te preocupes, este artículo está pensado para los menos inexpertos. Desde ElDiario te contamos esas reglas de oro que tiene el arte de la decoración china que puedes aplicar también a tu día a día y a tu espiritualidad.

Antes que nada hay que saber que este arte milenario llega de un pasado muy remoto como una herramienta útil que podemos utilizar para protegernos y armonizar la energía vital que fluye a través de nuestro ser y se proyecta en nuestro espacio inmediato, en nuestras casas y en nuestros lugares de trabajo.

Hay tres principios básicos a tener en cuenta en toda decoración donde se quiera implementar en Feng Shui:

En el Feng Shui: “Todo está vivo”.

Todo está vivo: En nuestra casa tenemos que ser conscientes de los objetos que nos rodean y que tenemos que incluirlos, además de que ellos nos influyen. ¿Nunca sentiste que ese mueble roto consumía una energía vital que no recuperaste? ¿o que un juguete de la infancia te devuelve vitalidad con tan solo verlo? Todos los objetos que nos rodean influyen subconscientemente en nosotros y aportan fluidez o estancamiento a nuestra vida. Pensar que todo está vivo puede ayudarnos a elegir mejor en qué lugares pasar nuestro tiempo, en qué cosas invertir nuestro dinero, con qué personas relacionarnos. No solo se trata de decoración.

En el Feng Shui: “Todo está relacionado”.

Todo está relacionado: Cómo está nuestra casa refleja cómo estamos nosotros. Nuestra casa y los objetos que nos rodean son nuestro reflejo, y no podrán ser más equilibrados o armónicos de lo que nosotros mismos seamos. Si cambiamos nuestra casa o lugar de trabajo, también cambiaremos nosotros. Lo podremos poner en práctica a través de un órden y limpieza. Así de simple, borrón y cuenta nueva. Cambia cuantas veces sea necesario eso que te molesta y te incomoda o hace que estés estancado en tu vida. Ya sea esa mesita de luz de la abuela que nunca pegó con tu estilo o esa pareja de años que nunca te dió alegría. Lo que te rodea, es reflejo de vos mismo.

En el Feng Shui: “Todo cambia”.

Todo cambia: Para finalizar, si cambiamos nuestra casa nosotros también cambiamos. Un proverbio chino dice que “si nos negamos al cambio estamos produciendo un estancamiento”. De la misma manera que nosotros hacemos cambios, cambiamos nuestro alrededor. Resistirse a un cambio fundamental significa que ese espacio no va a ser funcional para esa persona. En la medida en que nuestras prioridades cambian, la casa tiene que cambiar con ella. 

Dejá de generar tus propios estancamientos y sigue estas tres reglas de oro del feng shui, sos vos quien decora tu vida.


 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios