HACIENDO ECO EN PILAR

Es tiempo de arvejas...

Son ideales para la huerta hogareña, son fáciles de cultivar y tienen beneficios para el resto de los vegetales a su alrededor.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 15:49

Quienes sembraron en su huerta semillas de arvejas en otoño, ya comienzan a disfrutar de los primeros regalos de la planta: la temporada de cosecha comenzó y los granos, repletos de bondades nutricionales, están en su mejor momento para ser aprovechados en la cocina.

La arveja (Pisum sativum) es uno de los cultivos de estación fría que siempre nos acompañó debido a su importante carga nutritiva y a su facilidad de cuidados.

Es un alimento excepcionalmente rico en vitamina B1 y 100 gr de arvejas crudas aportan 5,8 gr de proteínas, fibras y sólo 69 calorías. Sin duda, las arvejas son una experiencia hortícola que merece ser vivida.

1/ Siembra y cuidados

Aunque puede realizarse en cualquier época del año, conviene hacerlo en los meses de otoño (Abril-Junio) en zonas templadas y templadas frías (Julio-Agosto).

El cultivo se efectúa de asiento, depositando la semilla en surcos, cada 30 cm y a una profundidad no mayor de 5 cm. En las variedades enanas (que no se tutoran) las hileras se distancian 30–40 cm. En las variedades de enrame, se distancian a 60 cm.

Existen numerosas variedades, pero la mayoría de las cultivadas en la huerta familiar requieren de tutores para desarrollarse saludablemente. Estas plantas tienen zarcillos con los cuales se aferran a hilos, alambres, tutores u otras plantas que les sirven de sostén en su búsqueda por el sol. Se adaptan bien a casi todo tipo de suelos, aunque prefieren los profundos y húmedos, ricos en materia orgánica.

Las arvejas son Fabáceas, por lo tanto fijan nitrógeno gaseoso enriqueciendo el suelo.

En la huerta, a muchas hortalizas les gusta su compañía: rabanitos, zanahorias, nabos, lechugas, espinacas, radiccios y pequeñas crucíferas, como el repollo corazón de buey, se desarrollan muy bien a su lado. Y Cebollas y ajos tienen fama de tener un efecto negativo en el crecimiento de las arvejas.

Su época de desarrollo coincide con períodos de lluvias, así que deberíamos ser cuidadosos en no excedernos con el riego. Pasarán entre 2 y 3 meses, según la variedad, para que podamos cosechar las vainas verdes bien graneadas.

Las enfermedades más comunes que pueden aparecer son el Tizón. Las hojas muestran manchas pardo-rojizas. Si hay tiempo húmedo y lluvioso después de la siembra, el cultivo puede ser destruido. Se propaga por rastrojo y semilla. Por eso debemos usar semilla sana. Otro hongo es la Antracnosis, favorecida por lluvias intensas durante la floración y formación de vainas. Se presenta con manchas pardas de margen o contornos oscuros en vainas, hojas y tallos. En las dos enfermedades mencionadas, el control se lleva a cabo usando semilla de buena calidad y además tratando el cultivo (sobre todo en floración) con un funguicida.

Dentro de las plagas podemos nombrar ataques de gorgojos, pulgones e isocas, para lo cual debemos recorrer el cultivo, revisarlo desde la base hasta las hojas superiores y en caso de ataque fuerte controlar con insecticida.

 2/ Cosecha

Se puede hacer en verde para consumo fresco (a los 120-150 días de la siembra, según la textura del grano) o de lo contrario cuando las plantas han terminado su ciclo vegetativo (amarilleo general, la vaina se desgrana fácil) para grano seco.

5
1
83%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios