Se celebraron 35 años del primer Encuentro Nacional de Mujeres

jueves, 27 de mayo de 2021 · 10:14

Ayer, a 35 años del primer Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), el Centro Cultural San Martín le rindió homenaje a esa primera experiencia que reunió a más de mil mujeres en su espacio cultural porteño para reclamar y conseguir derechos, debatir problemáticas, instalar agendas y promover una equitativa participación en la vida social y política.

Mujeres referentes de distintas movimientos y organizaciones por los derechos humanos, diversidades, intelectuales, militantes sociales, políticas y sindicales, participaron de un panel programado y transmitido a través de las redes sociales.  El panel estuvo coordinado por la directora del Observatorio de Género en la Justicia, del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, Diana Maffía; y con la participación de la presidenta de la Fundación Agenda de las Mujeres, Susana Gamba; la integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas; Margarita Belloti, abogada de la Asociación de Trabajo y Estudio de la Mujer (ATEM); la periodista Adriana Carrasco y la militante feminista Nina Brugo.

Este Primer Encuentro Nacional de Mujeres se realizó en el porteño Teatro San Martín los días 23, 24 y 25 de mayo de 1986 con una concurrencia de alrededor de mil mujeres procedentes de distintos lugares de Argentina ; mientras que el 34º que se desarrolló en 2019 en la ciudad de La Plata contó con la participación de cerca de 200 mil.

Una crónica de la revista Brujas (de la Asociación de Trabajo y Estudio de la Mujer) recuerda algunos de los temas que se debatieron: la deuda externa, la libertad de Hilda Nava de Cuesta (presa política desde la dictadura), jardines de infantes, derecho al aborto, derecho al divorcio, trabajadoras de casas particulares. Uno de los talleres más concurridos fue el de “Mujer y participación”, una marca del fin de la dictadura y de las posibilidades que veían las mujeres de una “primavera democrática”. En el taller de Feminismo se trabajó sobre la necesidad de definirse como un movimiento social y político.

Las voces se multiplicaron y la lucha de las mujeres siguió avanzando, consiguiendo derechos y marcando agenda, siendo ejemplo de perseverancia y una muestra cabal de que son actrices fundamentales de verdaderas transformaciones que se produjeron en la sociedad:  derechos como «la interrupción voluntaria del embarazo, la ley de cupo político en 1991, la de identidad de género, la de educación sexual o la de trabajadoras de casas particulares, primero fueron urgencias y debates que se dieron en estos eventos y en los distintos colectivos feministas.

Comentarios