Efemérides

Día Mundial del Arcoíris

sábado, 3 de abril de 2021 · 08:17

El Día Mundial del Arcoíris se celebra el 3 de abril de cada año para realzar este fascinante y bonito fenómeno natural, que ocurre cuando los rayos solares atraviesan las gotas de la lluvia en un ángulo de 42 grados, que da como resultado un halo de luz multicolor.

Los arcoíris son fenómenos ópticos y meteorológicos que resultan de la descomposición de la luz solar debido a la refracción. Así, es normal observar en el cielo un halo de luz con forma de arco y con vistosos colores.

Gracias a los experimentos llevados a cabo por Isaac Newton, la humanidad puede entender hoy cómo se producen los arcoíris. A través de un arduo trabajo, el científico pudo explicar que todo es producto de la descomposición de la luz.

Esto lo descubrió estando en un lugar totalmente a oscuras donde la luz del sol sólo entraba a través de un pequeño agujero y con la ayuda de un prisma triangular de cristal, pudo observar que se podía ver en una de las paredes del recinto un espectro multicolor. Con su gran porte e ingenio, el hombre actual tiene una mayor compresión de esta maravilla natural.

 

5 curiosidades sobre los arcoíris que quizá no sabías:

No se pueden ver todos los colores del arcoíris
El arcoíris cubre un espectro de colores que se extiende desde el rojo hasta el violeta, y dependiendo de las culturas, se considera que existen entre tres y nueve colores. Aunque esto es solo lo que alcanza a ver el ojo humano ya que, en realidad, contiene una infinidad de colores.

Es imposible ver el fin del arcoíris
Puedes intentar llegar al final de este, moverte de ángulo o preguntar a quien se encuentre lejos de ti, pero resulta imposible ver el final o el principio del arcoíris. Esto se debe a que las radiaciones que forman este fenómeno dependen de la distancia y del ángulo al que se encuentre el observador, por lo que el arcoíris se mueve contigo.

Puede aparecer por la noche
A pesar de que este necesita la luz solar para aparecer, también puede mostrarse con la Luna llena. Esta refleja los rayos solares que emiten o golpean las gotas de lluvia y dan paso a la aparición de un espectro luminoso al que se puede denominar ‘arcoíris nocturno’

El arcoíris rara vez aparece al mediodía
Para que el arcoíris aparezca en el cielo se tienen que dar varias condiciones. Tiene que llover y hacer Sol al mismo tiempo, pero también es necesario que el astro se encuentre a menos de 42 grados por encima del horizonte. Cuanto más bajo esté el Sol, más visible será el arcoíris, por eso es poco frecuente que aparezca durante el mediodía.

Es posible hacer desaparecer el arcoíris
Si usas unos lentes polarizados puedes hacerlo desaparecer ante tus ojos. Como su nombre indica, el tipo de cristal de estas gafas está creado para hacer desaparecer la luz ‘polarizada’, es decir, la luz que se refleja en las superficies horizontales y que es bastante deslumbrante.

 

El arcoíris como símbolo emblemático de banderas

El arcoíris está presente en algunas banderas independientes y que encierran un fin. Es utilizado como símbolo de algunos movimientos que buscan la dignidad y la tolerancia como es el caso de la Alianza Cooperativa Internacional, que desde el año 1921 representa a las organizaciones cooperativas en todo el mundo para fortalecer la democracia, la paz, la solidaridad, la justicia social, la seguridad internacional y un desarrollo humano mucho más sostenible; el Movimiento Internacional de la Paz; el Wiphala (bandera  de pueblos aborígenes) y la Comunidad LGBT de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales.

 

La leyenda del arco iris

Cuenta la historia que hace mucho muchísimo tiempo, todos colores empezaron a pelearse y cada uno alardeaba de su importancia, diciendo que era el más útil, el preferido. Y así cada uno de ellos se proclamaba de la siguiente forma:

El Verde decía, “Sin ninguna duda, yo soy el más importante. Represento la vida y la esperanza. Fui escogido para ser el color de la hierba fresca, de los árboles frondosos y las hojas. Estoy presente en la mayoría de las cosas vitales».

El Azul interrumpió, “Únicamente centraste en la tierra, hay que considerar el cielo y el mar. Es el agua la base de la Vida y el cielo da libertad, paz y tranquilidad. Sin el agua y sin el cielo, nosotros no somos nada.»

Al oír los comentarios del verde y del azul, el Amarillo soltó una risita. "¡Qué serios son! Yo traigo a la vida risas, regocijo y el calor. Si observan un poco, se darán cuenta que el sol es amarillo, las estrellas son amarillas. Sin mí no hay alegría, ni energía y no hay vida.»

Tocó el turno del color Naranja: “yo soy el color que simboliza la salud y la fortaleza. Puede que no me vean con tanta frecuencia como a ustedes. Soy quien transporto las vitaminas más importantes, sólo tienen que pensar en las zanahorias, en las naranjas, en la calabaza. Además, cuando coloreo de naranja el azul del cielo, ya sea en el amanecer o en el crepúsculo, mi belleza es tal que todos ustedes pasan a estar en segundo plano.»

El Rojo se mantuvo escuchando a sus compañeros, pero ya no pudo contenerse más y grito: “Que les quede claro que yo soy el color del valor, de la sangre que da  vida. Soy el color de la valentía y la lucha, así como de la pasión y del amor. Soy el color de la rosa roja y de la amapola.»

Viendo el panorama, el Púrpura que era muy alto, se levantó y hablo con aires de grandeza: “Yo soy el color del poder, de la sabiduría, de la autoridad y de la abundancia. Los reyes, los jefes y gente de mucho peso siempre me han escogido a mí. Todos Nadie me obedecen

Por último, habló el Índigo, de forma tranquila, diciendo: “ yo soy el color del silencio, por eso raramente se dan cuenta que estoy, pero sin mí todos son superficiales. Yo soy signo de la reflexión y del pensamiento, soy signo de las aguas más profundas. Soy necesario para conseguir el equilibrio y la paz interior.»

Así pasaron la tarde, presumiendo de lo superior que se sentía cada uno y peleando por quién era más importante. La pelea se elevó de tono y de repente, apareció un relámpago de luz blanca y brillante. La lluvia comenzó a caer de forma implacable y los colores atemorizados comenzaron a acurrucarse los unos a los otros buscando amparo.

Y entonces la lluvia comenzó a hablar: “colores, están todos locos. ¿Qué hacen luchando entre ustedes? ¿No se dan cuenta que cada uno fue creado con un propósito especial, único y diferente? Junten sus manos y vengan conmigo."

Los colores unieron sus manos y se acercaron a la lluvia. Esta continuó diciendo: “De ahora en adelante, cada vez que me presente (cuando llueva), cada de ustedes se estirará a través del largo cielo en forma de arco y lleno de color. Así serán un recordatorio de cada uno es único e irradia su vibración y juntos, cuando se encuentran en equilibrio, forman un gran arco iris que emana la energía de la vida en la unidad y la paz. Así serán un signo de esperanza para el mañana."

El Arcoíris es todo un espectáculo que nos provoca una verdadera fascinación, pero su leyenda nos deja una enseñanza para todos los que sepamos escucharla.

Comentarios