Haciendo Eco en Pilar

Prácticas cotidianas que ayudan a cuidar el medio ambiente

Resulta necesario informarse sobre las problemáticas que más impactan negativamente en nuestro ambiente, las prácticas de reciclaje y diferentes medidas que se pueden tomar para el cuidado del medioambiente basadas en la reducción, reutilización, reciclado y reparación.
jueves, 18 de febrero de 2021 · 09:49

Actualmente estamos consumiendo más de lo que el planeta nos puede dar. Los recursos de nuestro planeta no son inagotables, pero producimos como si lo fueran.

El mercado está plagado de plásticos que funcionan como envoltorio de diversos productos y suelen ser desechados como basura. Es momento de repensar nuestros desechos y reciclarlos.

La regla de las cuatro R es muy utilizada en el ambiente de la ecología pero actualmente es necesario que sean parte de los hábitos hogareños y cotidianos de toda la comunidad para que nuestro planeta sea un lugar más saludable.

Esta regla de las cuatro R comprende la reducción, reutilización, reciclado y reparación.

La primera problemática que aparece en la cotidianeidad hogareña es la generación de residuos, que actualmente está alcanzando niveles excesivos dada la presentación cada vez más fragmentada y plastificada de los productos en el mercado.

En ese sentido, lo que se propone es cambiar a un modelo circular que cuide los recursos del planeta y que aplique las cuatro R.  También se apunta a generar vecinos sustentables, esto quiere decir que estas personas sean colaboradoras y participantes de la gestión de los residuos que ellos mismos generan entendiendo que no se trata de basura, sino de elementos que pueden ser reutilizados.

Para la gestión de esos residuos se plantea un eco punto en el que la separación por materiales se haga de una manera más sencilla y previa a la recolección final, facilitando el trabajo en las plantas separadoras o previniendo que los basurales se llenen de elementos que claramente pueden ser reciclados como los plásticos.

 

Datos que te harán cambiar de hábitos

  • En el mundo: de los 2.000 millones de toneladas de residuos que se producen anualmente sólo se recicla un 19%
  • En Argentina: de los 14 millones toneladas de residuos que generamos anualmente, sólo se recicla un 5% y del restante, más de un 30% termina en basurales a cielo abierto y un 50% en rellenos sanitarios, es decir que son enterrados contaminando el suelo.
  • Por persona: en promedio se estima que cada habitante produce 1 kilo de residuos por día.
  • Lo positivo: Estos residuos que producimos están compuestos en un 35% por desechos de alimenticios que pueden ser reutilizados a través del proceso de compostaje generando abono que brinde mejor calidad a nuestros suelos.
  • La Tierra es nuestro hogar y debemos cuidarla si queremos asegurarnos nuestra supervivencia como especie. Pero además la salud de nuestro planeta repercute directamente en la salud humana. Llevar una vida sostenible implica adquirir hábitos en nuestra vida cotidiana que contribuyan a la protección del medio ambiente.

 

Te damos algunos consejos que te ayudarán a lograr este objetivo:

Reduce el uso de combustibles fósiles: el uso de combustibles fósiles libera gases de efecto invernadero a la atmósfera, contribuyendo al cambio climático. Para reducir su uso disminuye el consumo energético en casa, utiliza el transporte público o comparte coche y compra productos locales.

Ahorra agua: evita el derroche de agua duchándote en lugar de bañarte, poniendo botellas llenas en la cisterna o utilizando el lavavajillas.

Usa detergentes y productos de limpieza ecológicos: estos productos salen por el desagüe y van a parar a los ríos y mares. Por eso si utilizas productos llenos de químicos estás contribuyendo a la contaminación acuática.

Sigue las tres R: reduce tu consumo, reutiliza todo lo que puedas y recicla tu basura. De esta manera estarás generando menos residuos y contaminando menos.

Consume de forma responsable: infórmate sobre lo que compras, si contiene transgénicos, si se han utilizado pesticidas, si hay ingredientes peligrosos para la salud, si viene de lejos, si en su producción se ha explotado a personas, etc. Elige productos sanos, ecológicos, locales y de comercio justo.

Participa en actividades ambientales: únete a algún grupo que proteja el medio ambiente de tu localidad y participa en actividades como plantación de árboles, recogida de basura, protección de fauna, concienciación ambiental, etc.

 

Recuerda que el cambio empieza por uno mismo y que cuantos más seamos los que emprendamos este reto, mayor será el reflejo a nivel externo. Tu salud y la del planeta te lo agradecerán.

 

Comentarios