Diseñadora pilarense comenzó a fabricar tapabocas para regalar

Fernanda Sueldo tiene 34 años y es vecina de La Lonja. Colocó una caja con barbijos en la puerta de su casa, para que la gente se los pueda llevar. “Sé que muchas personas no tienen para comprarse uno”, manifestó.
lunes, 20 de abril de 2020 · 13:53

Desde hoy, en la provincia de Buenos Aires rige la obligatoriedad de usar tapabocas. Sin embargo, son muchos los que no tienen la posibilidad de comprar uno o bien, fabricarlos. Por esta razón es que una diseñadora pilarense puso manos a la obra y comenzó a hacer barbijos para regalar.

Fernanda Sueldo tiene 34 años, es diseñadora de ropa y hace más de seis años que trabaja de forma particular. Sin embargo, en los últimos días decidió utilizar sus conocimientos con un fin solidario. Así, empezó a fabricar tapabocas para que todo aquel que no tenga, pueda acceder a ellos.

“Sé que muchas personas no tienen para comprarse uno y veo mucha gente en la calle, la mayoría que va a trabajar. Mi taller da justo a la ventana de la calle y sentada cosiendo veo cómo pasan, la mayoría caminando que tiene que subir al transporte”, contó la mujer en diálogo con El Diario, que a partir de esto decidió empezar a hacer barbijos.

Sin dudarlo, Fernanda tomó sus bolsas llenas de retazos y se decidió. “Sentí que no me costaba nada, son bolsas de retazos que fui juntando de hace tiempo, con la idea de hacer algo en algún momento. No pensé que iba a tener tanta demanda, comencé con alguno 30 y mi hermana tuvo la idea de poner la caja afuera de casa junto a la reja para que la gente que pasa se los pueda llevar”, explicó.

Además, a Camila, la hermana de Fernanda, se le ocurrió publicar lo que estaba haciendo su hermana en Facebook y desde ese entonces, los pedidos empezaron a llegar. Entre ellos, contó la diseñadora, “una señora de un comedor de Del Viso que necesitaba para la gente que cocina todos los días, también la mujer de un policía que necesitaba par su marido y compañeros y se fueron sumando pedidos que estoy armando para entregar”.

Mientras tanto, sigue reponiendo la caja que está fuera de su casa, y “viene gente de barrios cercanos en bici a buscar”. Afortunadamente, cuenta con la ayuda de sus hermanas que la ayudan a cortar, así el trabajo se puede hacer más rápido.

“Me entretengo bastante haciendo los barbijos y por ahora le dedico el tiempo que más puedo, porque en este momento las ventas de mis cosas están paradas así que estoy en pausa por ese lado”, concluyó esta vecina de La Lonja que es una muestra más de en tiempos donde la incertidumbre y la angustia, son protagonistas, la solidaridad también se hace un lugar para decir presente.

Galería de fotos

77%
Satisfacción
22%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios