El verdadero significado del árbol de Navidad

martes, 8 de diciembre de 2020 · 08:12

A fin de año e inicios del año nuevo, el árbol de Navidad se convierte en el centro de atención y alegría. Es el adorno estrella de las celebraciones. Tal es así que cuando lo armamos empezamos a soñar con las reuniones familiares, los encuentros con amigos, los regalos… y nos empapamos de espíritu navideño.

¿En qué casa no hay hoy un árbol de Navidad? El árbol ha llegado a superar al Pesebre de Belén como elemento de identificación de la Navidad.

Veamos de donde viene esta tradición más contemporánea.

 

Orígenes de la tradición del Árbol de Navidad

Para conocer el origen y significado de los árboles de Navidad hay que remontarse muchos años atrás. Los germanos, en la antigüedad, pensaban que un árbol gigantesco, llamado “Divino” o “Árbol del Universo”, sostenía el mundo y que en sus ramas estaban sostenidas las estrellas. Sus raíces se encontraban en el infierno y la copa en el cielo. Para adorarlo decoraban un roble con antorchas y todos bailaban a su alrededor

Los primeros cristianos que llegaron a Europa, al descubrir que los bárbaros celebraban el cumpleaños de uno de sus dioses, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad, tomaron progresivamente la idea del árbol cambiándole totalmente el significado.

En el año 740 San Bonifacio (el evangelizador de Inglaterra y Alemania) derribó el roble (representaba al dios Odín) y colocó en su lugar un pino como símbolo del amor perenne de Dios. Según cuenta la tradición, lo adornó con manzanas, que representaban las tentaciones de los cristianos, y con velas que simbolizaban a Jesús, la Luz del mundo.

 

Existen también otras leyendas e historias muy diversas:

Una de estas historias habla de un generoso sacerdote que vivió hace 400 años en Alsacia y cada noche de Navidad, repartía entre los habitantes menos favorecidos de su pueblo alimentos, ropa y dinero que recolectaba durante el año. Un día, mientras preparaba los paquetes para sus fieles más pobres, el sacerdote admiró la hermosa noche y se le ocurrió colgar los regalos en las ramas de un abeto próximo a la iglesia. Los pobres podrían así disfrutar además del cielo estrellado de aquella noche clara mientras se cantaban bajo el árbol cánticos sagrados. Tan agradable resultó la reunión, que desde entonces el árbol fue el centro de la fiesta navideña.

Otra leyenda lleva la tradición a Inglaterra y la sitúa en el siglo XVIII bajo el reinado de Jorge III. La esposa del rey, la reina Carlota, se caracterizaba por su bondad con los súbditos y en el año 1765 decidió instalar en uno de los salones más grandes de palacio, un árbol de Navidad adornado con guirnaldas, luces, juguetes y toda clase de regalos.

Esta costumbre se desarrolla ampliamente en el siglo XIX, especialmente en Europa, aunque pronto se extendió a América y finalmente a otros continentes.

 

¿Qué día se pone el árbol?

Tradicionalmente en América Latina, se arma el día 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.  Ese día se sacan todos los adornos navideños y se disfruta en familia adornando también ventanas, puertas... con motivos navideños.

 

Significado de los adornos navideños

Con el paso de los años, sea un árbol artificial o natural, los adornos de Navidad iniciales (manzanas y velas) se convirtieron en los adornos actuales.

Te contamos cuál es el significado de cada uno de ellos (o al menos de los más utilizados):

Esferas navideñas: representan los bienes que Dios da a los hombres. Las de color azul significan arrepentimiento, las rojas simbolizan las peticiones, las plateadas agradecimiento y las doradas, en cambio, alabanzas.

Cintas: representan la presencia de los seres queridos y la unión familiar.

Ángeles: son los mensajeros de Dios que nos protegen.

Luces: su significado es iluminar nuestra vida con la fe.

Estrella de Belén: simboliza a la estrella que condujo a los tres Reyes Magos hasta Jesús, en Belén. Se coloca en la punta y representa la fe que nos guía.

En torno al árbol se suelen dejar los regalos de Papa Noel.

Comentarios