Literatura

Amaneciendo Letras

Recomendaciones de libros cortos para leer en cuarentena
sábado, 17 de octubre de 2020 · 07:59

¡Hola queridos lectores!

Esta semana les comentaré sobre una novela que es posible que la mayoría de nosotros haya leído en el colegio: “Mi Planta de Naranja Lima”, del escritor brasileño José Mauro de Vasconcelos.

La novela está contada por Zezé, su protagonista, un niño mestizo de 5 años que habita una pequeña casa en una favela. Por las duras condiciones en que vive, Zezé crece rápido al ver las injusticias que lo rodean. Como toda familia numerosa, los hermanos mayores cuidan de los menores, por lo que Zezé está a cargo de su hermanito Luis, a quien adora. Cuando sabe que en la cercana navidad no tendrán regalos, Zezé regala su caballito de juguete a Luis, mostrando cómo su alma se mantiene intacta, “Él es tan chiquito. Un chico de esa edad solo piensa en la Navidad.”

Debido a que su papá no tiene empleo, la familia debe mudarse a un nuevo hogar y, según su tradición, cada niño elige un árbol. Zezé está enojado porque solo le quedó una planta de naranja lima. Sin embargo, con el tiempo, ella se convertirá en su mejor amiga. Zezé le cuenta las aventuras que le suceden y la plantita le contesta, siendo la confidente fiel del pequeño “El corazón de las personas debe ser muy grande para que quepan todos aquellos a los que quiere.” Zezé le llama MinguitoXururuca, y ella le ayuda a Zezé a usar su imaginación para alejarse de la maldad del mundo ”El pensamiento crece, crece y se hace cargo de toda nuestra cabeza y nuestro corazón. Vive en nuestros ojos y en todo lo que forma parte de nuestra vida.” Un giro en la vida de Zezé es cuando conoce a Portuga, quien se encariña con el niño como un padre con un hijo “un sol de felicidad dentro de su corazón”. La pobreza y la violencia que rodea a Zezé se desvanece cuando conversa con su planta de naranja lima y cuando empieza la escuela, un lugar donde puede expresarse libremente, donde su curiosidad lo lleva a descubrir un mundo nuevo. Zezé quiere ser poeta y su maestra admira su imaginación y su talento, “El sueño hace que todo se olvide.” Vasconcelos tomó muchos hechos de su vida para contar la vida de este pequeño, siempre recordando que “...la vida sin ternura no vale nada.” Zezé nos muestra su entereza, su espíritu para afrontar las adversidades de la vida, para nunca quedarse al lado del  camino y abandonar nuestras esperanzas, “Lo malo es que a veces soy frágil hasta límites insospechados, pero lo bueno ...lo bueno es que cuando soy fuerte, mi fortaleza no tiene límites.

Un abrazo

Ana Ovejero

Comentarios