Pilar Joven

Julieta Block, la maestra del billar

Con solo 9 años, incursionó en la disciplina. A los 15 ya era campeona panamericana pero por una cuestión económica, debió retirarse. A los 20 volvió, y lo hizo con una medalla de bronce.
jueves, 30 de agosto de 2018 · 10:07

Si en Pilar alguien pregunta por los Block, de inmediato, lo primero que se imagina es una mesa de pool. Y es que, claro, esta familia pilarense es la única que logró tener a tres jugadores entre los mejores de Latinoamérica.  

Fue hace 11 años que Gastón Block decidió adquirir una mesa de pool (o billar americano) para tener en su casa. La idea, en ese momento, era poder pasar tiempo con sus amigos pero sin dejar de estar con su familia.

Pronto, sus tres hijos – Ignacio (21), Julieta (20) y Brian (14) - empezaron a tomar los tacos y, entre jugada y jugada, fueron puliendo su talento. Observando que no eran simples amateurs y que, en muchos casos, hasta superaban a los adultos, Gastón decidió empezar a averiguar por distintos torneos.

En ese entonces, Ignacio tenía 10, Julieta 9 y Brian, tan solo dos años y medio. Así, los dos mayores, comenzaron a participar en torneos de pool en distintos puntos de Buenos Aires y,  de a poquito, fueron avanzando hasta a llegar, incluso, a participar en el Mundial de Sudáfrica.

“Fui campeona panamericana en 2013 y 2014 por lo que con solo 15 años pude participar del Mundial que se hizo en Sudáfrica”, contó Julieta, protagonista de esta historia, en diálogo con pilaradiario.com.

Pero después de 2014, las cosas empezaron a cambiar y los Block dejaron de recibir la beca deportiva que les permitía participar de torneos fuera de Buenos Aires. Siendo una familia humilde de Pilar Centro, las prioridades cambiaron y, los chicos, dejaron su carrera deportiva en pos del bienestar familiar.

“Se empezó a volver medio pesado porque el único apoyo económico para poder viajar era de mi papá así que no pudimos conseguir viajar al Mundial de China 2014 y ahí decidimos dejar. En ese momento consideramos que lo más razonable era dejar y no nos equivocamos. Después de dejar de jugar, pudimos arreglar mi casa y no me arrepiento de haber parado estos cuatro años”, reconoció la joven.

La vuelta

Pero el ansiado regresó llegó a principios de este año, en abril, cuando Julieta miraba los cuadros colgados en su casa. “Viendo todo lo que habíamos logrado me dije: ‘no puede ser que algo tan lindo quede solo en un recuerdo’. Era algo que disfrutábamos, que amábamos y es parte de mi vida, algo que no puedo dejar atrás”.

Así que habló con su papá, le dijo que quería volver a competir y puso manos a la obra para llegar a participar de los nacionales femeninos que se disputaban en julio.

“En mayo volví a competir de manera oficial para poder llegar bien a los nacionales. Participé de un torneo de bola 9 (una de las variantes que tiene el pool) en Los 36 billares, que es uno de los centros de pool más importantes del país, y lo gané, así que volví re contenta y motivada”, narró.

Tras otra serie de torneos, llegó julio: 11, 12 y 13 se disputaban los femeninos. Y el resultado fue más que positivo y, sobre todo, promisorio. Salió subcampeona en Bola 10 y tercera en Bola 8. Al quedar entre las 8 mejores del país, consiguió un cupo para participar de los Panamericanos de agosto, sin duda un sueño para una deportista que estuvo 4 años sin jugar.

“Vino gente de toda Latinoamérica, este año fueron en El Trébol, de Moreno, y logré una medalla de tercer puesto en Bola 10, quedé dentro de las 8 mejores en Bola 8 y dentro de las 16 mejores en bola 9” manifestó esta estudiante de Ingeniería Química de la Universidad General Sarmiento.

“Deportivamente espero llegar a formarme de nuevo como una profesional para poder llegar a competir en un Grand Prix de Estados Unidos. El pool para nosotros es un deporte, no algo recreativo, es parte de nosotros y lo demostramos jugando”, cerró.

 

 

 

 

Galería de fotos

87%
Satisfacción
12%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios