Todos prendidos

El campeonato argentino esta al rojo vivo, son muchos los equipos que están al acecho del puntero Atlético Tucumán. River se alineó y da pelea.
martes, 26 de julio de 2022 · 15:19

Ya pasó un tercio del campeonato de primera división del futbol argentino, las ilusiones de los mas humildes y de los poderosos, están encendidas. Falta mucho, es cierto, pero este presente va marcando el camino de los equipos que aspiran a llegar con chances al final del certamen.

Hay una grata sorpresa que es el Atlético Tucumán de Pusineri, el Decano venia de capa caída, con graves inconvenientes en todo sentido. Lucas Pusineri le dio paz y orden a un equipo poderoso del interior.

El Bicho de La Paternal, el Argentinos de Milito, es otro equipo que demuestra identidad y poder fuego. Los dirigidos por el ex Independiente tiene buenos valores individuales surgidos de la cantera. La venta de Fausto Vera será una baja sensible para un equipo bien estructurado.

Hay que destacar a Platense que con un mercado de pases muy ingenioso este prendido en la lucha de arriba. El Gimnasia de Pipo Gorosito no deja de sorprender, más allá de que perdió con River en el Monumental hace unos días.

¿Y los equipos grandes donde se ubican? Racing es el que sacó ventaja desde lo numérico y está instalado en pelotón de los de arriba. Mantiene la base del torneo pasado y tiene poder de fuego en el ataque. El equipo del Muñeco Gallardo cosechó en MDQ una victoria que vale más que tres puntos. Los rendimientos individuales y el funcionamiento colectivo, les dan a los hinchas millonarios, la ilusión de volver a ser el River que conocimos en estos últimos años.

El Boca de Ibarra consiguió una interesante victoria frente a Estudiantes de la Plata, pero todos los conflictos internos juegan un papel determinante a la hora de pensar en un futuro inmediato. Sin tranquilidad interna, es complejo unificar criterios para volver a ser campeón.

En crisis andan Independiente y San Lorenzo. Hoy parece imposible que puedan dar pelea. Si River logra continuar con este presente que demostró en Mar del Plata, todos los equipos del fútbol argentino deben rezar y anhelar que el gigante no se despierte.

Comentarios