Equipos que hicieron historia

San Patricio cristalizó un sueño con el ascenso de 1982

El Celeste se consagró campeón de Segunda y se metió entre los mejores de la Unión Argentina. Una épica final ante Champagnat aseguró el máximo logro deportivo.
martes, 11 de agosto de 2020 · 08:02

El sábado 18 de septiembre de 1982 fue el día de la consagración del máximo logro deportivo de rugby en la historia de San Patricio con una camada de socios fundadores que cristalizaba un sueño. El Celeste derrotó a Champagnat en la final de la temporada por 19-12 en cancha de Pueyrredon para coronarse campeón de Segunda de la Unión Argentina de Rugby (UAR) y dar el salto a la elite.
No existía aún la Unión de Buenos Aires (URBA) como se la conoce hoy y el formato era diferente, pero los héroes de Sanpa lo metieron en lo que hoy sería el Top 12.
El Celeste había empatado el campeonato con Champagnat, de arremetida. En la última fecha, Sanpa venció a Buenos Aires y aprovechó el tropiezo de los Maristas para alcanzarlo y se necesitó una final en cancha neutral para definirlo.
En la final, Champa había comenzado la cuenta con un try a los 22 minutos y el Celeste daba vuelta la historia en esa etapa con conquistas de Locatelli y Perrone, además de las conversiones y un penal de Paul (13-9).
En el complemento, el Marista achicaba a la mínima con un penal y hasta tuvo la oportunidad de ganarlo en el cierre. Pero su patada a los palos se quedó corta y la respuesta celeste fue letal.
Lamastra llegó hasta el try bajo los palos y con el gol de Paul se terminó el partido. Fue 19-12 y la mayor conquista en casi 50 años de historia de los pilarenses. Quedaron entre los 12 mejores equipos de Buenos Aires.
Para llegar a ese logro jugaron 22 partidos de clasificación, de los que ganaron 18, empataron 1 y perdieron 3. Después llegó la final, que fue el 19º triunfo de la campaña.

Figura y entrenador
San Patricio fue un movimiento de un conjunto de jugadores de Obras Sanitarias de 1972 que decidió fundar su propio club en 1973 y casi una década después se metía entre los mejores de la UAR.
Oscar Espinal era jugador y entrenador de ese plantel, en una doble función hoy impensada en el Celeste. “Era entrenador elegido por los jugadores. En esa época los jugadores elegían a los entrenadores”, aclara el ex coach en charla con El Diario.
“Nos entrenábamos en Palermo todavía, no en Pilar”, recuerda Espinal. “El jueves anterior a la final diluvió en Buenos Aires. Entrenábamos en Pampa y Alcorta, donde está el monumento a Güemes, que estaba todo inundado, con el agua hasta las rodillas”, destacó.
“Estaré loco, pero vamos a entrenar”, asegura que les dijo a sus dirigidos. “Era entrenar más el corazón y la cabeza que físicamente”, confió.
“El final fue fantástico. Llorábamos todos. Realmente fue muy importante para nosotros”, destacó. “Sólo 5 de los que salimos de Obras Sanitarias volvimos a jugar en Primera en 1983”, aclaró.
“El equipo era mucho más sacrificio y corazón que técnica de juego. Tenía una voluntad inclaudicable, muy férreo en sus convicciones. Atacaba todo lo que podía con un pack de forwards que conseguía una gran cantidad de pelotas”, describió.
“Fue un equipo que hizo historia dentro del club. Importante como el logro de este equipo actual”, comparó a Sanpa y su ascenso a Primera A en 2019 que la pandemia todavía no lo dejó concretar en cancha. 

 

Equipo histórico
La final frente a Champagnat la jugaron Katz; F. Paniagua, M. Paniagua, Perrone y Lamastra; Paul y J. Rolando; P. Rolando, Bodenlle y O. Espinal (capitán); Robaina y Locatelli; Nieto, M. Espinal y Aló. DT: O. Espinal. El hoy entrenador de la División Superior, Luis María Cacciabue también formaba parte del plantel, lo mismo que su actual presidente, Marcelo Cueto.

4
1
40%
Satisfacción
40%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios