Sóftbol

“Son muchos los que ayudaron a que la cancha sea una realidad”

Mario Porco, hoy entrenador de Los Tigres, rememoró a aquellos que colaboraron para la construcción de la cancha en el Pellegrini. “Después nosotros la mantenemos con la colaboración del Municipio”, dijo.
domingo, 19 de abril de 2020 · 08:14

Los Tigres, que nació como escuela municipal bajo la dirección técnica de Aldo Carabajal a mediados de la década de 1990, hoy se sostiene con el empuje que le dan muchos jugadores que, hace más de 20 años, comenzaban a dar sus primeros batazos.
Este equipo fue protagonista con sus divisiones menores de los Juegos Bonarenses y en 1998 con la colaboración de los papás y de la Municipalidad del Pilar lograron la construcción de la cancha en el predio del ex Instituto Carlos Pellegrini.
“Son muchos los que ayudaron a que la cancha sea una realidad. Después nosotros la mantenemos con la ayuda del municipio”, contó Mario Porco, hoy entrenador de Los Tigres de Pilar.
“Un grupo de padres se ocuparon de conseguir el lugar, desmontaron esa parte y construyeron la cancha que hoy existe”, expresó el DT que recuerda a Alejo Arévalo, Haroldo Guerrero, entre tantos padres, que “fundaron la cancha” para el equipo dirigido por Carabajal.
Con más de 20 años sigue en vigencia, sosteniendo bien alto al sóftbol pilarense compitiendo en los torneos de la Asociación de Buenos Aires (ASBA) y del Campeonato Argentino de Clubes. 

Conducción
Porco desembarcó en Pilar tras dirigir a Náutico Hacoaj. Allí, en el equipo de Tigre estuvo al frente de algunos de los jugadores pilarenses que hoy forman parte del plantel superior de Los Tigres.
Por la cuarentena preventiva y obligatoria por la pandemia del Covid-19, el sóftbol está parado como el resto de los deportes. Y nadie tiene a fecha cierta de cuándo volverá. “Creo que la mitad del año ya está perdida. Y de todos los torneos de ASBA creo que solo se jugará el Oficial, porque no van a dar las fechas”, expresó.
“Apenas se jugó la Copa Morón, que es un torneo regulado por ASBA. Y cuando iban a comenzar los torneos oficiales se suspendieron por la cuarentena”, contó.
Los Tigres no tuvo pretemporada porque el plantel venía trabajando desde diciembre para competir en febrero el Nacional de Clubes, en Paraná. Fue una fecha importante ya que logró el ascenso a la elite del certamen.
El equipo de Pilar recuperó su lugar en la categoría mayor del torneo que reúne a los mejores jugadores del sóftbol argentino e internacional. “Es lo mejor de lo mejor de América”, resaltó mientras recordaba aquella final ganada ante Liniers de Bahía Blanca, que puso a Pilar otra vez entre los mejores equipos del país. “Trabajamos muy duro para lograrlo”, resaltó.
La cuarentena frenó la práctica pero no el entrenamiento que cada uno de los jugadores (25 conforman la plantilla) realiza en casa, principalmente mantenerse a nivel físico. “La cuarentena trastocó todos los planes. En junio o julio íbamos a empezar a prepararnos para el torneo de Paraná. El torneo de ASBA me iba a servir para ver a los jugadores que usualmente, por ahí, no iban a tener lugar en el plantel para Paraná”, contó.
Mientras Porco y sus jugadores trabajan desde casa, esperando que muy pronto la pelota vuelva a volar por el diamante del Pellegrini. 


25
jugadores componen el plantel superior de Los Tigres. También cuenta con divisiones inferiores a cargo de Marcelo Guerrero, capitán del primer equipo. 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios