Automovilismo-TC Bonaerense

Oyhanart tercera generación en busca de su destino

Lautaro (16) arrancará su aventura luego de la cuarentena y cuenta sus sueños llevando un apellido ilustre. “Estoy con los pies sobre la tierra”, aclaró.
viernes, 27 de marzo de 2020 · 08:02

Por Walter Cricrí
w.cricri@pilaradiario.com

Lautaro Oyhanart se transformará luego de la cuarentena obligatoria como prevención de la pandemia del coronavirus en la tercera generación de la familia en salir a las pistas a buscar su destino como piloto.
Con 16 años (en mayo cumple 17), el nieto del gran Vasco del Turismo Carretera (Jorge) e hijo del Vasquito (Mariano), saldrá a competir a la Clase B del TC Bonaerense con un auto que él mismo estuvo ayudando a construir en el verano.
“Las ganas de correr estuvieron siempre. Y crecieron cuando empecé a ir al taller más seguido, casi todos los días”, le contó Lauty a La Liga.
“Estoy en el taller trabajando, ayudando y aprendiendo a preparar todo. Últimamente le estoy metiendo mucha mano a mi auto, lo estoy haciendo para aprender. No me especializo mucho en algo, quiero aprender lo máximo posible para saber si en una carrera se rompe algo, poder arreglarlo”, describió el futuro piloto que parece heredar esa pasión por los fierros también, más allá de la conducción.

La decisión
Subirse a un auto de carrera parecería algo inevitable para un Oyhanart. Sin embargo, Lautaro todavía no tiene experiencia. No pasó por el karting (“es bastante caro”, aclaró) y hasta el 2019 era Mariano el que conducía en la familia con la TC Pick Up.
“Como mi papá tenía el auto de TC Bonaerense medio abandonado afuera, hablamos y nos propusimos ir a probar en la última fecha del año pasado. El viernes que había tanda libre, me subí para darme una idea de todo”, recuerda el Vasquito Junior.
“Después de la carrera fui al taller, lo desarmé todo. Le saqué motor, cañonera, para arreglarlo bien, todo lo que sea necesario. Terminamos todo, fuimos a probar para agarrar la mano, anduvo bastante bien y ahora estamos esperando que pase la cuarentena para ir a probar de vuelta”, subraya.
El estreno iba a ser el 15 de marzo en Arrecifes, pero el coronavirus frenó la ilusión y la postergó todavía sin fecha de retorno. “Teníamos el auto cargado para ir, pero la pandemia no nos permitió llegar”, describió.

Apellido
-¿Cómo llevás el peso del apellido en el automovilismo?
- Por una parte tensa y otra con tranquilidad. No tengo experiencia y tengo que ir de a poco. Empezamos tranquilos, me falta mucha práctica. Este año lo vamos a tomar como aprendizaje, sin buscar nada más.

-¿Qué te gusta del TC Bonaerense?
- Estamos ahí hace mucho. Desde que me acuerdo, está mi papá con mi tío como binomio. Salieron campeones. Siempre estuvimos familiarizados con la categoría. El auto estaba listo para la Clase B, por eso nos decidimos largar ahí.

-Si funciona y sale todo bien, ¿cuáles son tus sueños en el automovilismo?
- La verdad, no lo sé muy bien. Estoy con los pies sobre la tierra. Primero quiero aprender acá. Después, mi objetivo o me gustaría a futuro llegar a un TC Pista Mouras, un Procar 4000. Un Falcon. La pasión es el Turismo Carretera. Pero la verdad que es mucho más difícil que antes desde lo económico. Vamos de a poco viendo lo que se va dando. 

 

La opinión del Vasco
-¿Que te dice el Vasco sobre esta aventura?
- Mi abuelo dice que estamos todos locos por subir tan rápido a un auto así. Pero de loco él no puede hablar mucho. En la familia estamos todos así.
-¿Y te aconseja?
- Algunos consejos me fue dando. Es todo diferente a su época, pero siempre algo me va diciendo. En la prueba el La Plata de fin de año estuvo y se lo vio muy contento, pese a no estar muy conforme. Es algo nuevo para él también.


Simuladores
Consultado por su estilo de manejo, no pudo describirse debido a que no tiene experiencia en los trazados reales. “Tengo muy pocas vueltas dentro del auto. Tengo que sumar experiencia y ver cuál es la mejor forma de pilotaje. No me conozco mucho dentro de la pista”, comentó.
Ahora la realidad virtual es lo que va formando pilotos y Lauty es uno de ellos. “Tengo mucho de simulador. Eso me dio una idea bastante grande de lo que sirve. Me subí al auto sólo en simuladores. Antes de ir a La Plata fue al simulador, para hacer el corto, ver donde frenar”, confió Oyhanart.
 

Comentarios