Tenis

El Duke Taverna atravesó la pandemia y le apunta al 2021

Santiago Rodríguez, una de las promesas locales, cumplirá un año sin jugar ni generar ingresos. “La situación, como la de muchos, es difícil”, describió. Para entrenar “unos amigos en Zárate me dan una mano.”
viernes, 11 de diciembre de 2020 · 07:50

La pandemia con el aislamiento social obligatorio fue un obstáculo que obligó a muchos a tener que cambiar sus objetivos, rutinas y prioridades en el 2020 que se va terminando. El tenis, más allá de las grandes luces, dejó a miles de jugadores en el planeta sin poder todavía regresar a las canchas.

Uno de esos fue Santiago Rodríguez Taverna, una de las principales promesas nacionales que surgió de Pilar, cumplirá un año sin pisar las canchas oficialmente cuando haga su regreso estimado para febrero.

“Fue un año complicado, mucho tiempo encerrado”, describió el tenista en charla con Código Plaza (FM Plaza 92.1) antes de su entrenamiento matutino que soportó temperaturas de 34 grados.

“Estoy tratando de prepararnos para poder cerrar el año, haciendo una buena pretemporada para intentar volver a todo lo que no pude jugar en el 2020”, explicó.

El calendario tenístico se abrió este año, pero con pocos certámenes y con riesgos que el Duke no quería correr. “Los torneos que había afuera eran pocos. Estaban difíciles, la pandemia afuera estaba peor que acá. No quise arriesgarme mucho a que me pase algo”, aclaró.

“Si te pasa algo afuera, estás 15 o 20 días encerrados solo. Además, cuando sos extranjero los hospitales no te atienden”, subrayó sobre los sistemas de salud en el exterior.

“Para mí ya está terminado el año, decidí hacer una pretemporada larga para poder aprovechar el año que viene”, confió.

“Era muy difícil poder viajar por el tema pasajes, muchos test de Covid-19. Los torneos eran muy duros. No justificaba el gasto. Eran muy riesgosos hasta para la salud de uno”, completó.

Preparación
Rodríguez Taverna entrenaba habitualmente en el Club Ciudad de Buenos Aires, donde regresará desde el primero de enero. En estos días dice que le están dando una mano “unos amigos en Zárate para poder entrar en ritmo”.

“Se hace muy lejos y muy caro entrenar en CABA como lo hacía antes de la pandemia. Hago un turno largo de tenis y después otro turno físico. Después me acomodo el día para poder ayudar en casa. La situación, como la de muchos, es difícil”, describió el Duke.  “La mañana y el mediodía lo aprovecho para entrenar y después hay que ayudar en casa”, sentenció.

“Desde lo económico a nivel tenis no gané nada. Estoy todavía pagando cuotas de pasajes que debía. Ingresos cero”, señaló sobre su situación particular que seguramente se replica en muchos tenistas de Futures y Challengers en todo el planeta.
“Con ayuda de mi familia y lo que pude hacer por mi cuenta, pude bancar el año”, destacó.

Por eso las metas de Santy ya apuntan al 2021, más allá que armar una agenda todavía es muy complicado. “Planificar es imposible. Estamos a 10 de diciembre y no hay calendario todavía para enero, salvo uno o dos torneos en Turquía”, contó. “Ir hasta allá es una pérdida de tiempo. Estamos a la espera de un calendario, no solamente yo, sino todos los que están en mí mismo nivel y un poco más arriba también”, aseveró.

“La idea es arrancar jugando Futures y lo más rápido posible pasar a jugar Challenger para poder subir más rápido en el ranking y recuperar el tiempo que no pude jugar”, confesó sus metas.

“El objetivo principal de este año era poder subir bastante en el ranking, para meterme directo en los Challengers. Ahora para el 2021, será aguantar el nivel y volver al nivel que estaba, que me sentía muy bien antes de la pandemia. Después, el siguiente objetivo será poder subir en el ranking”, sentenció. La idea es seguir entrenando para ver si se puede jugar algo en febrero.

“Es tiempo de estar fuerte, prepararse y disfrutar la familia. Es un momento distinto”, concluyó Rodríguez Taverna.  
 

“Es tiempo de estar fuerte, prepararse y disfrutar la familia. Es un momento distinto.”
“Si te pasa algo afuera, estás 15 o 20 días encerrado solo y cuando sos extranjero los hospitales no te atienden.”

 

El lado positivo
“Una cosa que me ayudó mucho es que se decidió rápido que este año no se iba a poder jugar. Así no estuve tan pendiente de entrenar al 100 por 100. Intentaba mejorar, pero sabiendo que faltaba mucho para volver a jugar. Eso hizo que no me desgastara”, puso del lado positivo Taverna. “También aproveché para disfrutar de mi familia, algo que uno no estaba acostumbrado a hacer. No me caí mentalmente”, destacó.

Valorar noticia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios