Contame una buena

La Casa sobre el Arroyo de Mar del Plata ganó un premio por su proyecto de conservación

Diseñada por el arquitecto argentino Amancio Williams en la década de 1940, la Casa sobre el Arroyo, fue premiada por el Fondo Mundial de Monumentos. Detalles.

Por Redacción Pilar a Diario 1 de abril de 2024 - 07:50

Ubicada en un particular escenario natural de la ciudad de Mar del Plata, la Casa sobre el Arroyo –conocida también como la Casa del Puente- es considerada como una de las residencias más importantes del siglo 20, reconocida por su originalidad y perfección constructiva en la arquitectura del siglo XX, y es objeto de estudio a nivel mundial.

Diseñada por los arquitectos Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge en la década de 1940, es un símbolo del ingenio arquitectónico y la creatividad. La labor de conservación reflexiva y detallada llevada a cabo en este proyecto ha sido esencial para preservar su legado para las futuras generaciones.

El Premio se otorga, según el anuncio realizado por la WMF, a los Ministerios de Cultura y de Obras Públicas de Argentina y a la Municipalidad de Mar del Plata, en reconocimiento a su “conservación reflexiva y detallada” de la Casa sobre el Arroyo. Este reconocimiento llega 12 años después de que la famosa casa fuera incluida en la Lista de Vigilancia de Monumentos Mundiales de 2012 del WMF y 20 años después de que un incendio devastara gran parte de su interior.

Los esfuerzos por restaurar la casa tras su inclusión en la lista de vigilancia se estancaron, hasta que en 2021 comenzó un proceso de restauración que terminó en su reapertura como museo en abril de 2023.

La casa sigue la lógica de la naturaleza. (Infobae).jpg

  • LA CASA SOBRE EL ARROYO: CONSTRUCCIÓN Y CONSERVACIÓN

Poco después de que Amancio Williams (1913-1989) se graduara de la Universidad de Buenos Aires en 1941, su padre, el compositor Alberto Williams, le encargó diseñar una casa en un terreno de cinco acres en Mar del Plata. Completada a mediados de la década, la casa rectilínea de 27 m de largo y 9 m de ancho atraviesa un arroyo que serpentea a través de la propiedad, evocando tanto la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright, completada en 1938, como la Casa Resor no construida de Mies van der Rohe, también de 1938. Las comparaciones con esta última son adecuadas, no solo porque la Casa Resor habría atravesado un arroyo, sino también porque la estructura de hormigón en arco empleada por Williams, en combinación con la losa de techo en voladizo, permitió ventanas en cinta que envuelven los cuatro lados de la casa y habilitaron vistas panorámicas similares a las imaginadas por Mies en forma de collage.

Este conjunto ambiental-arquitectónico, compuesto por un parque histórico y una vivienda principal, sigue los lineamientos de la naturaleza con criterios lógicos y matemáticos. La edificación, ubicada en un terreno cruzado por la cuenca del arroyo, se encuentra en armonía con su entorno, con una estructura que sintetiza formas geométricas abstractas y una arquitectura tridimensional que funciona como un conjunto armónico integral.

La visión del arquitecto sobre la arquitectura se refleja en cada detalle. Desde el uso innovador del hormigón armado, que constituye el 94% de la obra, hasta el diseño de los muebles y artefactos de iluminación, Williams buscaba fusionar la naturaleza con el espacio habitable. La casa presenta características únicas, como un aventanamiento perimetral de 360°, escaleras que acompañan el desarrollo del arco, y una planta baja con transparencia que contribuye a la liviandad visual de la estructura. Además, las divisiones internas están realizadas en terciado de cedro con guardacantos de nogal, y los placares de los dormitorios cuentan con dispositivos de accionamiento para la apertura de lucarnas y toldos de control de luz natural.

La Casa sobre el Arroyo encarna múltiples atributos patrimoniales, tanto artísticos como arquitectónicos e históricos. Es considerada Monumento Histórico Artístico Nacional según el Decreto 262/97, y está protegida como Patrimonio Cultural, Histórico, Arquitectónico y Ambiental de la Provincia de Buenos Aires mediante la Ley 13.599. Asimismo, la Municipalidad de General Pueyrredon ha reconocido su Interés Patrimonial, Cultural y Natural mediante la Ordenanza 10.075. Este reconocimiento institucional refleja la importancia y el valor que esta obra tiene para la comunidad local y nacional.

Además, el predio del Museo Casa sobre el Arroyo cuenta con una declaración de Reserva Forestal según la Ordenanza 13.410, lo que subraya el compromiso con la preservación del entorno natural que rodea a esta joya arquitectónica. En conjunto, estas declaratorias resaltan la relevancia histórica, cultural y ambiental de la Casa sobre el Arroyo, consolidándola como una unidad ambiental inseparable de su contexto y como un tesoro invaluable que merece ser protegido y valorado por las generaciones presentes y futuras. Hoy se realizan visitas guiadas todos los días para aquellos que quieran conocerla.

Interior de la casa tras su recuperación. (Gabriel Bulacio).png

¡ORGULLO BONAERENSE!

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar