Quiere expandirse a las localidades

Bom Que Bom, una dulce tradición que llegó a Manzanares

La heladería fundada en 1955 desembarcó a la localidad con sus cremas heladas que ya son un emblema para los pilarenses. Nuevos hábitos de consumo, competencia y gustos imbatibles.
domingo, 20 de diciembre de 2020 · 08:04

En busca de nuevos horizontes, la tradicional heladería Bom Que Bom, cruzó las fronteras del centro de Pilar para desembarcar en la localidad de Manzanares, donde hace un mes abrió su primera sucursal.
Fundado en 1955, el comercio llegó con su variedad de sabores clásicos y especiales para sumarse a la movida que desde hace algunos años posicionó a la mencionada localidad como un sitio de referencia para las visitas campestres.
“Más allá de la oportunidad comercial, es una zona muy bonita para vivir y también fue adquiriendo un perfil muy interesante que capta cada vez más gente que llega a pasear, a disfrutar de la tranquilidad y de la gastronomía”, afirmó Carlos Moreno, propietario de Bom Que Bom a la hora de explicar el porqué de la apuesta, que si bien comenzó a gestarse hace tiempo, se vio demorada por la pandemia.
Sortear los avatares del 2020 no fue tarea fácil, aunque al comerciante pilarense los vaivenes de la economía argentina no lo detienen. Este año, la heladería cuyos productos son íntegramente de elaboración propia, cumplió 65 años con el propósito de ir sumando sucursales en distintas localidades. 

Sobre gustos
Las décadas transcurridas convierten a los responsables de Bom Que Bom en expertos en el paladar pilarense y también en analistas de los cambios de hábitos de consumo, que siempre fueron acompañados de nuevas propuestas. La más reciente es la incorporación de tabletas, paletas, alfajores y sándwiches helados, atendiendo a la tendencia de un consumo cada vez más individualizado.
“Los jóvenes si se juntan ya no piden 1 kilo de helado, pide cada uno lo que va a consumir”, afirmó Moreno. Y en el mismo sentido, aseguró que los hábitos familiares también se modificaron: “por la pandemia y la inseguridad ya no es tan frecuente la familia que se sienta a tomar un helado, prefieren algo que puedan llevarse”.
Puesto a hacer el ranking de los gustos más pedidos, el podio se mantiene inmodificable desde hace seis décadas: dulce de leche, chocolate y frutilla. De todas formas, para los más innovadores, Bom Que Bom ofrece gustos especiales: mousse de limón, capuchino, crema de manzana a la canela con crunch de nueces, con el sello característico de la marca.
Emblema en lo que a cremas heladas se refiere, en un Pilar que en los últimos años recibió franquicias de las principales cadenas de heladerías, Moreno celebra la llegada de la competencia: “genera adrenalina y ganas de ser mejor, mayor compromiso con mi trabajo, invita a mejorar”.  

 

 

El dato
Con una pintoresca fachada, en línea con la estética de la localidad, la heladería está situada en Teniente Daniel Manzotti al 101, frente a la estación de Manzanares.

 

790
 pesos cuesta el kilo de helado en Bom Que Bom.


 

Comentarios