Vecinos de Larena advierten que se violó la cautelar que impide fumigaciones con agroquímicos

Pese a la disposición de la Justicia para que se suspendan este tipo de trabajos en un predio lindero al barrio, los habitantes del lugar aseguran que continúan adelante. Varias personas sufrieron dolencias atribuibles a las fumigaciones.
miércoles, 11 de enero de 2023 · 13:29

Vecinos del barrio privado Larena advierten que pese a la medida cautelar impuesta por la Justicia de San Isidro para que se suspendan las fumigaciones con agroquímicos en terrenos linderos al emprendimiento, éstas continúan adelante y están provocando daños en la salud de varios vecinos. 

"Hay vecinos sintomáticos, otros que se fueron a la policía a denunciar. Otros abandonaron el barrio", aseguró a El Diario uno de los habitantes del lugar, para agregar que la situación ya fue notificada a los abogados que representan a los damnificados.

Días atrás, la justicia de San Isidro ordenó a un productor rural a dejar de fumigar con agroquímicos en los terrenos linderos a un barrio privado de Pilar y exhortó a la provincia de Buenos Aires y al Municipio a que ejerzan poder de policía en el caso.

Según detalló la agencia de noticias estatal Télam, la decisión fue tomada por el juez Luciano Enrici, a cargo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 2 de San Isidro. El magistrado hizo lugar a una medida cautelar interpuesta por una familia que vive en barrio Larena Country Club de Pilar.

Conflicto
El conflicto se desencadenó en febrero de 2022. En ese entonces, un vecino del country, Ángel Bruno Assmann, vio como un mosquito fumigador estaba aplicando agroquímicos en el terreno lindero al barrio con un producto de olor “nauseabundo tipo ácido”.

El afectado habló primero con el propietario de los terrenos, identificado como Juan José Daichmann, quien le alquila el predio a Oscar Cattáneo. En una primera instancia, el responsable de las fumigaciones se comprometió a cesar con las mismas, pero ante la falta de respuestas el vecino del country concurrió a la Justicia para solicitar una medida cautelar. 

El afectado adjuntó en su presentación certificados médicos de personas de su familia que sufren dolencias atribuibles a las fumigaciones, además de informes sobre la calidad del agua.

El juez Enrici hizo lugar a la cautelar y le ordenó a Cattáneo a suspender las aplicaciones con agroquímicos. En tanto, dispuso que una vez que adecue las tareas deberá respetar una distancia mínima de 1.000 metros de poblaciones.

Comentarios