Actividades

Así funcionan los simuladores de vuelo en Pilar que nos permiten ser pilotos por un rato

En el kilómetro 43 existe CNFLY, un simulador de Boeing 737 para pilotos en formación y aficionados. También está abierto a niños y a personas con miedo a volar.
domingo, 11 de septiembre de 2022 · 08:39

Una aproximación a los misterios de un universo que resulta tan fascinante como inexplicable, al que nos entregamos a ciegas mientras suena el click del cinturón de seguridad, es lo que propone un grupo de pilotos profesionales en Del Viso.

El emprendimiento se denomina CNFLY y permite al público aficionado –con o sin conocimientos de aeronáutica- vivir la experiencia de pilotear un Boeing 737 a través de un simulador de vuelo.

“Son dispositivos aeronáuticos de entrenamiento que permiten practicar un vuelo como si fuese real”, explicó Carlos Ferro, expiloto de la Fuerza Aérea, y uno de los propietarios del desarrollo que funciona en el edificio Sky Glass (Panamericana kilómetro 43).

Como si de una verdadera cabina de avión se tratara, ingresar a CNFLY es adentrarse en un mundo de comandos, paneles, monitores, luces y botoneras inentendibles para el ser humano de a pie. Aunque la experiencia no proporciona efectos físicos, sí produce sensaciones visuales capaces de transportar al protagonista al siempre enigmático reducto del piloto.

Orientado a pilotos en formación pero también a entusiastas de la aeronáutica y curiosos, el lugar ofrece prácticas de vuelo por instrumentos, que, como explica Ferro, “significa, a groso modo, volar sin mirar afuera, como si estuviera en una nube y tengo que llegar a un aeropuerto, entonces me tengo que guiar por los instrumentos del avión”.

“Si uno pierde contacto con el terreno –agregó- es importante poder volar siguiendo los instrumentos del avión. Los aviones grandes de línea vuelan a grandes alturas y ya no están siguiendo referencias físicas, sino que se guían por distintos sistemas, que llamamos vuelo por instrumento”.

Puesto a describir lo que más le llama la atención a quienes participan de la actividad, el expiloto no lo duda: “ver como el avión vuela solo prácticamente, de forma automática, la poca intervención del piloto humano”.

“El piloto es prácticamente un gerente de sistemas, en definitiva el avión vuela solo, mecánicamente todo lo hace automático”, sintetizó. 

Experiencia
La experiencia se inicia con una charla por parte de aeronautas profesionales en la que también se da espacio a la evacuación de preguntas e inquietudes. Luego, la teoría da paso a la práctica y es allí donde el participante se adentra en el “Boeing” y pilotea el simulador, siempre bajo la guía de un instructor.

El costo de la actividad es de $4.500 la hora, tiempo en el que está comprendida también la explicación técnica.

“Se le explica cómo opera el piloto dentro de la cabina, las velocidades, cómo funciona el piloto automático”, describieron desde CNFLY.

La propuesta está abierta también a niños que sientan inquietud por la aeronáutica. Si bien desde el lugar aclaran que no se trata de un espacio de juegos y de entretenimiento, afirman que entre sus aficionados hubo chicos de a partir de 12 años e incluso uno que apenas había cumplido los 7. “Era fanático, le gustaba y ya tenía bastantes conocimientos”, destacaron.

Asimismo, la práctica también ganó terreno entre quienes optan por regalar experiencias y entre aquellos que quieren vencer el temor a volar.

“Ha venido gente que tiene un poco de miedo –contó Ferro-, si bien nosotros no abordamos la parte psicológica que puede estar afectando a la persona, muchas veces el conocer, el meterse más en el tema, el porqué de algunos ruidos que se sienten en el avión en vuelo, les da una tranquilidad para su próximo vuelo”.

Precio

4.500 pesos la hora cuesta en el simulador de vuelos CNFLY. Instagram: @simuladordevuelopilar

Comentarios