Coaching asistido por caballos: encontrar respuestas a través de la conexión animal

María Antonia Indart Sáenz se dedica a orientar a quienes necesiten respuestas interiores a partir de la conexión con los equinos. "Encontramos soluciones a problemas que no sabíamos como encontrarle la vuelta", afirma.
viernes, 8 de julio de 2022 · 09:35

Desde hace algunos años, María Antonia Indart Sáenz dedica su tiempo a orientar a personas de todas las edades a encontrar respuestas interiores a través de los caballos.

"Acompañamiento para el potencial de la persona con equinos", así lo define la responsable, al tiempo que aclara que no se trata de la ya conocida equinoterapia.

En esta experiencia, denominada coaching asistido con caballos, no hay médicos, psicólogos ni terapeutas, sino que "somos coaches, acompañamos a la persona a encontrar soluciones para algún problema que tengan y lo hacemos con los caballos". Además, las sesiones se realizan "pie a tierra", es decir, sin montar a los animales.

Tras formarse en España y más tarde en el ámbito del coaching ontológico, desde hace tres años Antonia -profesora de equitación y entrenadora de caballos- encontró en los equinos los aliados ideales para ayudar a quienes acuden a ella. 

"El caballo nos baja a tierra, nos pone en un estado de paz interior, de relajación y al abrir nuestro inconsciente, encontramos soluciones a problemas que no sabíamos como encontrarle la vuelta", afirma la mujer, radicada en Exaltación de la Cruz. Hasta allí acuden hombres y mujeres deseosos de desatar embrollos personales. 

Puesta a explicar la dinámica de los encuentros, asegura que el sentido de cada sesión es "equilibrarnos frente al caballo por medio de preguntas que yo en este caso soy la que realizo, porque leo el lenguaje equino. Voy preguntando y la persona se va dando cuenta sola qué camino tomar".

En este sentido, aclara que "no soy yo la que digo que camino tomar, es la persona la que elige el camino, no hay consejos, no soy terapeuta, es un acompañamiento para que la persona encuentre las respuestas".

La elección de los caballos radica en la "conexión que tiene con el ser humano, que se ha descubierto por estudios neurológicos. A través de su coherencia cardíaca que nos lleva a nosotros a tener una coherencia, que es un equilibrio
fisiológico. Al tenerlo, estamos en paz, cuando estamos en paz, en felicidad".

En su casa de Capilla del Señor, Antonia cuenta con tres caballos propios y otras tres decenas de equinos a su alrededor. Es que, tal como explicó, "se puede trabajar con uno solo o con manadas porque esa energía que irradian vuelve a nosotros".

Los interesados en este tipo de abordajes, pueden contactarse con Antonia a través de su cuenta de Instagram: @indartsaenz








 

Comentarios