Con una clase abierta llena de emoción, Hernán Nemi se despidió de las aulas

A sus 50 años, el profesor de literatura se jubiló como docente del nivel secundario. Arropado por alumnos, exalumnos y compañeros reflexionó sobre la importancia de disfrutar del encuentro con los demás. Seguirá al frente de la biblioteca Palabras del Alma.
jueves, 17 de noviembre de 2022 · 13:44

*Por Celeste Lafourcade

En el SUM del colegio donde ejerció la docencia los últimos 27 años, casi todos los que lleva enseñando, se despidió de las aulas Hernán Nemi, profesor de Lengua y Literatura y fundador de la biblioteca Palabras del Alma del barrio Peruzzotti.

Una clase abierta fue el formato elegido por el educador oriundo de El Palomar -que se incorporó al Instituto Madre del Divino Pastor en 1995- para reunir a alumnos, exalumnos y compañeros en torno a un análisis sobre el "mero estar" en los pueblos originarios, sobre la base de un fragmento del libro "América profunda" de Rodolfo Kusch. 

A sus 50 años y próximo a jubilarse del nivel secundario, antes de adentrarse en la clase Nemi reflexionó sobre el "milagro" que ocurre dentro de las aulas cada vez que un docente cruza el umbral de la puerta, "el milagro de poner un ratito el mundo entre paréntesis para poder analizarlo, pensarlo, ponerlo en palabras y escuchar al otro". 

"Ahí (en el aula) la vida duele menos, el mundo se hace más habitable", expresó el profesor e hizo hincapié en la responsabilidad  de los educadores de "traspasarles el mundo a las nuevas generaciones para que lo hagan propio, lo mejoren y lo disfruten". "Fui muy feliz traspasándoles el mundo y ojalá se los haya pasado como un mundo abierto, posible de actuar, de cambiar", enfatizó. 

De forma didáctica y con el don para la palabra que lo caracteriza, el docente continuó con un formato de clase más o menos tradicional que incluyó copias sobre el texto a analizar para cada uno de los presentes. 

A partir de la obra de Kusch, propuso reflexionar sobre la diferencia entre el "ser y el estar" y en este sentido, señaló que "los que vivimos en ciudades buscamos ser alguien en la vida, estudiar, trabajar, tener una familia, tener un auto, viajar". "En los pueblos originarios -diferenció- predomina el mero estar aquí, un mero estar comunitario y ellos son mucho más felices que nosotros". 

Así, colando anécdotas de sus periódicos viajes a las comunidades guaraníes y colonias agrarias de Misiones, donde además de colaborar impulsó la fundación de una sede de Palabras del Alma, propuso pensar acerca de aquello que está a nuestro alcance hacer para "no dejar de disfrutar de esos momentos del mero estar, del encuentro". 

"Las vacaciones son eso para nosotros, un mero estar, y ellos lo hacen todo el año", afirmó e invitó a los presentes a "ser capaces de aprender eso de los pueblos originarios, la alegría de sentirnos en comunidad y de estar juntos, construyamos una vida para no estar 355 días esperando para disfrutar solo 10". 

Cariño

Hacia el fin del encuentro se abrió el micrófono y la palabra circuló entre el público, en su mayoría exalumnos que aprovecharon la oportunidad para compartir anécdotas y agradecerle los momentos vividos en el aula y su pasión por enseñar. 

Los elogios fueron unánimes no solo por su compromiso como educador sino por su vocación por transformar la realidad -y su don para contagiar el entusiasmo- materializado en Palabras del Alma.

Aquella biblioteca itinerante nacida en 2008 en la plaza del barrio donde desde el 2005 Nemi venía brindando clases de apoyo escolar a niños del lugar con la colaboración de alumnos y exalumnos, fue el primer paso de lo que hoy es un verdadero centro cultural, signado por el compromiso social.

Mentor y fundador de Palabras del Alma, el profesor de El Palomar encontró en Peruzzotti su lugar en el mundo para dar fe de que aquello que se sueña de forma comunitaria se puede concretar.

El encuentro terminó con una ovación por parte de los presentes, entre los que se encontraba el secretario de Desarrollo Comunitario de la municipalidad, Juan Manuel Morales, y el subsecretario de Educación de Pilar, Damián Espindola, quien le entregó un reconocimiento en nombre de la comuna. 

Entrañable, cercano, comprometido con sus alumnos y con la sociedad en general, Nemi dejó una huella imborrable en miles de estudiantes que formaron parte de sus clases de literatura. No obstante, lejos de colgar los botines de forma definitiva, seguirá ejerciendo la docencia en la Universidad de Morón y en la de 3 de Febrero. 

En forma paralela, también se desarrolló como escritor. Es autor de "Jaguata Pavé: Caminemos juntos", donde relata sus experiencias en torno a Palabras del Alma y de "Dolores Helgero y Manuel Belgrano", un libro sobre la gran historia de amor del prócer al que más admira. 

 

Comentarios