Curiosidades del dulce de leche

martes, 11 de octubre de 2022 · 08:58

Carlos Gardel, el tango, el mate y el dulce de leche: seguramente son cuatro de las figuras o cosas cuyo origen está más disputado en el Río de la Plata:

Hoy 11 de octubre es el Día Mundial del Dulce de Leche y en su caso, la disputa no es solo de Uruguay y Argentina. Entran en escena otros como Francia o Indonesia, aunque suene extraño por la lejanía de las tierras en las que hoy es más tradicional.

 

 

ORIGEN DEL DULCE DE LECHE

Hay muchas versiones acerca del origen del dulce de leche. 

La más popular es la que se ve reflejada en un documento que se encuentra en el Museo Histórico Nacional: según cuenta la leyenda popular, el dulce de leche es argentino y se creó casi por error en una estancia en Cañuelas en 1829.

En la tarde del 11 de octubre de aquel año, Juan Manuel de Rosas y su oponente político, Juan Lavalle, se reunían para firmar un acuerdo de paz en la estancia La Caledonia en Cañuelas.

Una criada estaba en la estancia preparando la lechada (leche caliente con azúcar) con la que Rosas tomaba su tradicional mate. En ese momento, llegó el General Lavalle, tan cansado que se tiró a dormir una siesta en la hamaca que pertenecía al dueño de casa. Frente a ese panorama, la criada salió desesperada a buscar a la guardia y olvidó la mezcla que se cocinaba en la olla. Cuando regresó a su puesto, ya se había convertido en una pasta espesa y de color marrón.

Sin embargo, historiadores aseguran que entre 1814 y 1817 ya se hablaba de este famoso dulce y se agasajaba en los banquetes con él. Alberto Moroy en su artículo Dulce de leche, la discordia, en el diario El País, de Montevideo, señala: “Para los uruguayos el dulce de leche llegó con los esclavos del Virreinato de Rio de la Plata (1778-1811).

Es en este punto que se cruzan algunas historias en común, entre uruguayos y argentinos. Una versión indica que fue introducido por Ana Perichón, esposa de Tomás O’Gorman y amante de Liniers, 20 años antes que la leyenda argentina. Ella tenía contactos comerciales con la isla Mauricio, una colonia francesa del océano Índico ubicada a cien kilómetros del África continental hacia el oeste. Ella y el virrey Liniers también eran franceses, aunque la mayoría de los esclavos provenía de Mozambique. De esta forma entre los franceses y esclavos parece estar el origen del manjar criollo.

También hay quienes sostienen que en Europa tienen su propia versión de los hechos: estudiosos de la Historia dicen que en 1804 el cocinero de Napoléon Bonaparte hizo algo similar a la cocinera de Rosas en Buenos Aires: un día estaba calentando leche con azúcar y se le pasó la cocción. Esta leyenda señalaría que así se inventó el dulce de leche en Francia.

Indonesia no se queda afuera, por más raro que suene: si nos remontamos al siglo VI y nos ubicamos en el sudeste asiático, historiadores cuentan que ya se preparaba un dulce de este estilo como el que hoy conocemos. Luego, cuentan, cuando las islas de la zona cayeron bajo dominio español, sobre el siglo XVI, el producto se llevó a América. Y por cuestiones que nos exceden y nunca entenderemos, pese a ser una de las últimas regiones en las que comenzó a utilizarse, se afianzó de inmediato al paladar argentino.

Más allá de su génesis, bendito sea el dulce de leche argentino, criollo de nacimiento o por adopción, porque poco importa su pasaporta cuando llega al paladar.

Se lo conoce con distintos nombres: manjar blanco en Chile y Perú, dulce de cajeta en México, queso de Urrao en Bolivia, doce de leite en Brasil, arequipe en Colombia y Venezuela, milkjam en los países sajones y confiture de lait en Francia, sólo por citar algunos ejemplos. Por eso el chauvinismo en materia gastronómica tiene un peso relativo, ya que los préstamos culturales son materia corriente y el intercambio de materias primas y saberes tiene larga data.

El Día Mundial del Dulce de Leche fue establecido en 1998 por el Centro Argentino de Promoción del Dulce de Leche y Afines para promocionar su consumo y producción, así como también seguir posicionándolo como un símbolo de la gastronomía argentina a nivel mundial. La fecha se conmemora anclada en el error de leyenda de la criada de Rosas en 1829.

 

 

PATRIMONIO GASTRONÓMICO

Además de las disputas por su origen también estuvo sobre la mesa la pelea por reconocerlo como patrimonio gastronómico de Uruguay o de Argentina.

En el año 2003 Argentina pidió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) reconocer como parte de su patrimonio gastronómico al dulce de leche, el asado y las empanadas.

Uruguay no se quedó de brazos cruzados y le hizo un pedido a la Unesco: que se considere a estos tres alimentos como "patrimonio gastronómico de la región del Río de la Plata". Lo logró y se registró como patrimonio cultural y gastronómico de ambos países a las empanadas, el asado y el dulce de leche.

 

DATOS CURIOSOS EN ARGENTINA

1/ En Argentina se producen anualmente 128 mil toneladas de dulce de leche al año. En promedio, cada argentino consume 3,2 kilos al año, lo que lo ubica como el cuarto producto lácteo más elegido, después de la leche, los quesos y el yogurt.

2/ El 90% es para consumo local y el 10% restante para exportación (entre los mercados de exportación más importantes están, Chile, Brasil, Uruguay, Perú, USA, Canadá, Europa e Israel). 

3/ Las exportaciones argentinas de dulce de leche sumaron en 2021 unas 4.079 toneladas, 19% más que en 2020, y en los primeros ocho meses de 2022 registran un incremento de 4% respecto a igual período del año pasado.

4/ El principal exportador argentino del producto es la empresa santafesina San Ignacio, que cuenta con la certificación internacional BRC-GS e incluye en su etiqueta el sello de calidad «Alimentos Argentinos: una elección natural».

5/ Infinidad de postres argentinos se elaboran con dulce de leche desde los alfajores, panqueques, tortas y la tan ansiada chocotorta, también se encuentra en caramelos, como relleno de bombones, chocolates, arrolladitos, churros, facturas, cañoncitos, bombas, el dulce de leche tienta a todos.

6/ El dulce de leche es un postre imprescindible en la carta gastronómica de cualquier restaurante argentino del mundo.

7/ Además, el dulce de leche es de los sabores de helado preferidos por los argentinos. Según la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya), el dulce de leche granizado es el gusto más pedido, seguido por el chocolate con almendras y, en tercer lugar, el dulce de leche común.

8/ Hace un par de décadas se viene sosteniendo que San Martín fue un entusiasta consumidor de dulce de leche. Lo único concreto es que el Libertador participó del banquete y baile que se dio en marzo de 1817, en Santiago de Chile, para celebrar la victoria de Chacabuco. En la mesa de postres había dulce de leche para servirse.

9/ Victoria Ocampo fue una magnífica anfitriona. Y como tal, convidaba a las visitas extranjeras un postre singular: el dulce de leche

10/ 100 % argentino, a Lionel Messi no le faltan ni el mate y ni el dulce de leche, que una de sus pasiones.

   ¿Son fanáticos del dulce de leche?

Comentarios