El Padre Sayu emprendió el Camino de Santiago pidiendo por la salud de los pilarenses

El sacerdote indio, conocido por sus misas de sanación, peregrina a Santiago de Compostela. Lleva intenciones de muchos pilarenses a los que conoció cuando estuvo al frente del Instituto Verbo Divino, antes de ser trasladado a Madrid.
jueves, 5 de agosto de 2021 · 14:18

El sacerdote indio Sayu George que durante siete años estuvo asignado al Instituto Verbo Divino y que actualmente se desempeña como cura párroco en una iglesia de Madrid, emprendió una de las peregrinaciones más significativas para los fieles católicos: El Camino de Santiago. 

El periplo lo llevará hasta Santiago de Compostela, capital de la comunidad autónoma de Galicia, donde es permanente el arribo de devotos que a modo de agradecimiento o de súplica, llegan a la catedral realizada en honor al santo que fuera apóstol de Jesucristo. 

Con esta misma intención, el Padre Sayu junto de 80 jóvenes, 15 colaboradores y 5 sacerdotes emprendió el viaje llevando entre sus intenciones las de numerosos pilarenses con los que aún se mantiene en contacto a través de grupos de oración y de sus redes sociales. "La mayoría de los pedidos están relacionados con la salud y el trabajo", explicó el cura en diálogo con El Diario.

El contingente partió el pasado domingo de la ciudad gallega de Orense y por estas horas se apresta a concluir los 120 kilómetros de distancia que la separan del destino final. Durante el recorrido, descansan en polideportivos convertidos en albergues, dada la imposibilidad de alojarse en hostales que en su mayoría permanecen cerrados por la pandemia del coronavirus. 

 "Este año tiene una peculiaridad, es un año jacobeo, que sucede cada varios años", explicó Sayu. Se trata de un evento particular que solo se celebra en España cuando la festividad del apóstol Santiago del 25 de julio cae en domingo, como sucedió este 2021. Según la tradición católica, en estos años los fieles obtienen más gracias, bendiciones e indulgencias ante sus pedidos. 

El grupo de peregrinos de la iglesia madrileña Santa María de la Saleta, ubicada en el municipio de Alcorón, a la que fuera designado el sacerdote a principios de 2019, tiene previsto arribar a Compostela el sábado a la tarde, para participar el domingo de una misa en la catedral de la ciudad y luego emprender regreso. 

"Esta perseverancia y paciencia es lo que tenemos mantener en este tiempo de la pandemia, si bien todos estamos muy cansados de la misma", manifestó el religioso para agregar que "el camino tiene partes llanas, subidas, bajadas, en el campo y en la carretera, con días de sol, nublado, lluvias, de calor y frío. Así también es nuestra vida. Una mezcla de realidad positivas y realidades negativas, de gozosa y sufrimientos".

"Lo que hay que tener en cuenta siempre es de que no hay perder la meta ni la perseverancia que, obviamente, está muy relacionada con el esfuerzo, la voluntad, la fortaleza y la paciencia", concluyó.

Sanador 

Las misas de sanación del sacerdote indio de 53 años se convirtieron en un verdadero fenómeno multitudinario en Pilar. Unas 500 personas, número que se duplicó en los últimos encuentros antes de que el cura partiera para España, buscaban en él una herramienta para sanar sus problemas físicos y espirituales.

Licenciado en lengua y literatura inglesa, incluso antes de descubrir su vocación sacerdotal, Sayu se sentía impactado por los testimonios de quienes –en las misas de su pueblo- aseguraban, por ejemplo, haber abandonado la bebida gracias a la Palabra de Dios.

Ya en Argentina, fueron los fieles que acudían a sus misas en Adrogué, los primeros en darle indicios de que algo especial sucedía en esos encuentros. La visión de quien le aseguró que una misión mayor lo esperaba en Pilar, terminó de confirmarle el camino: “llegué acá con más convicción, cada vez empezó a venir más gente y lo tomé como un signo de Dios”, expresó allá por 2019 en una charla con El Diario. 

Durante el 2020,  su trabajo en la parroquia de Madrid se abocó a ayudar a los más golpeados por la pandemia, entregando alimentos y productos de limpieza, sin descanso, primero puerta a puerta y luego a través de Cáritas donde la demanda de asistencia aumentó un 70%. 

3
1
66%
Satisfacción
16%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios