Medio Ambiente

El agua: un recurso escaso que todos necesitamos

sábado, 27 de marzo de 2021 · 08:12

Como hemos oído muchas veces, el agua es un recurso natural escaso que necesitamos todos los seres vivos. Uno de los recursos más importantes de nuestro planeta ya que pocos días podríamos sobrevivir sin beber.

Lo realmente alarmante es que, de toda la superficie del agua que hay en nuestro planeta, tan solo un pequeño porcentaje es potable. Por lo que el agua no es tan infinita como parece cuando hacemos un gesto tan común como el de abrir el grifo y dejarla correr…

 

¿Cuánta agua hay en la Tierra?

La Tierra es el Planeta Azul porque la mayor parte de su superficie es agua. Contiene alrededor de 1386 millones de kilómetros cúbicos de agua. Esta cifra nos ayuda a comprender por qué nuestro planeta es un 70% agua. Esta cifra se ha mantenido estable durante más de dos mil millones de años: ni han aumentado, ni disminuido. De esta cantidad de agua, un 96,5% es agua salada. Si bien es cierto que, gracias a la tecnología apropiada, este agua puede ser apta para el consumo humano tiene un costo significativamente superior.

Se calcula, por tanto, que la cantidad de agua dulce que hay en la Tierra representa tan solo el 3.5% del total. Por otro lado, si nos paramos a pensar en el hecho de que el 90% de estos recursos se encuentran en la Antártida, la sensación de abundancia de este recurso disminuye. En ese sentido, solo el 0.5% de agua dulce se encuentra en depósitos subterráneos y el 0.01% en ríos y lagos.

De esta manera, el agua dulce se distribuye en un 70% en agua congelada en glaciares y un 30% en la humedad del suelo o acuíferos. Respecto al resto, un 1% se encuentra en cuencas hidrográficas y… tan solo un 0,025% es potable.

Cómo te decíamos al principio, conocer la cantidad exacta de agua dulce que hay en la Tierra nos hace reflexionar sobre la verdadera escasez de este recurso. De su protección y preservación depende el futuro de la vida en nuestro planeta.

Alrededor de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable gestionados de manera segura, 4.200 millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento gestionados de manera segura y 3.000 millones carecen de instalaciones básicas para el lavado de manos.

 

Si el agua es un recurso escaso ¿hasta cuándo podría suministrarla el planeta?

Un dato alarmante es que la población mundial ha crecido exponencialmente en apenas un siglo, hemos pasado de ser un millón y medio de personas a más de 7.700 millones, y se espera que en los próximos 30 años podríamos llegar a ser 9,700 millones hasta llegar a 11.000 millones en 2100.

Podemos imaginarnos lo que supone para el planeta todas estas personas consumiendo agua a la vez, ¿hasta qué punto se podrá sostener? Todo depende de cuánto nos concienciemos. Desgraciadamente, la población afortunada que tiene acceso cómodo al agua (como es el hecho de abrir un grifo) es la que más abusa de la misma. Es fundamental mentalizarse de que el agua es un recurso escaso y cada vez más, a medida que la población aumenta.

Con el fin de concienciar a nuestros lectores queremos plantear la siguiente cuestión: ¿Cuántos litros de agua utilizamos al día?  Una persona gasta de media los siguientes litros:

  • Un baño: Entre 150 y 300L.
     
  • Ducha: 50-100 L.
     
  • Cisterna: 10 litros
     
  • Lavar los platos a mano: 23 L.
     
  • Un lavavajillas: Entre 20 y 40 L.
     
  • Un lavarropas: Entre 40 y 80 L.
     
  • Descongelar un alimento bajo el grifo: Entre 15 y 25 L.
     
  • Lavarse los dientes y mantener el grifo abierto, puede gastar más de 18L.
     
  • Lavado de coche con manguera: Entre 200 y 500 L.

     

Como el lema del Día Mundial del agua nos invitó a valorarla, aprovecho para compartirles otras reflexiones.

La primera es que no estamos gestionando bien el agua. Si bien se conocen cifras que afirman que hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.000 millones de personas que lo habitamos, sabemos positivamente que está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada y se gestiona de forma insostenible.

La segunda es que los expertos coinciden en que el camino para enfrentar el problema, dado que el agua es un recurso estático o en disminución, es la reutilización o su reuso.

En ese sentido, hay dos ámbitos en los que se pueden comenzar a adoptar de manera casi inmediata prácticas de reutilización:

Uno es el sector agropecuario, que utiliza casi el 70% del agua dulce disponible a nivel global, y que obviamente tiene que encontrar esquemas más eficientes de cultivos y riego, pero también enfocarse fundamentalmente en identificar qué agua de desecho de otros sectores puede volver a utilizar.

El otro son las ciudades, que son grandes demandantes de agua dulce y que al mismo tiempo son un gran contaminante de esa misma agua, y donde la clave está en la gestión sustentable basada en el saneamiento y la reutilización de agua.

El problema de la falta de agua involucra a temas medioambientales  que se reflejan en lo social y que también se manifiesta en la vida de los pilarenses. Claro ejemplo de ello es el plan de Aysa para ampliar las redes de agua y cloacas de Pilar.

 

Afortunadamente comienza a haber un consenso más o menos amplio alrededor de la idea de que el problema existe, que es grave y que hay que hacer algo en forma inmediata.

 

¡Cuidemos y preservemos el agua, la necesitamos para vivir!

 

 

 

 

 

Comentarios