Historia

Los tesoros de la Iglesia de Pilar en un recorrido de cinco estaciones

Emblema del distrito y Monumento Histórico Nacional, la parroquia Nuestra Señora del Pilar alberga entre sus muros un valioso patrimonio artístico, histórico y litúrgico.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 08:10

Punto de referencia de la localidad cabecera del Partido, la Iglesia Nuestra Señora del Pilar tiene una historia de casi dos siglos, desde el inicio de la construcción en 1821.
Levantarla demoró nada menos que un siglo, siendo concluida en 1921 con la finalización de su torre derecha. Sin embargo, más allá de sus ricas cuestiones arquitectónicas, el templo alberga entre sus paredes una gran cantidad de tesoros artísticos y litúrgicos.

La Pilarica
Sin dudas, la imagen más significativa de la parroquia es la de la Virgen Nuestra Señora del Pilar, ubicada en el centro del altar mayor. Es además la más antigua del templo: si bien no existen precisiones sobre la fecha en la que fue entronizada, hay quienes aseguran que se trata incluso de la misma imagen que adoraron los gobernadores firmantes del Tratado del Pilar en febrero de 1820.
Eso sí: la que pueden venerar actualmente los fieles no tiene exactamente la fisonomía original. Durante los años en que el templo estuvo a cargo del presbítero Silvio Braschi (entre 1920 y 1953), la imagen de Nuestra Señora del Pilar fue restaurada, momento en que tanto el manto de tela como el cabello fueron reconstruidos en yeso.

Vía Crucis
El Vía Crucis distribuido a lo largo de la nave central es otro de los tesoros que guarda la Iglesia. Si bien durante muchos años se creyó que databa del siglo XVI, averiguaciones históricas constataron que en realidad pertenece a mediados del siglo XIX.
Años atrás, el recordado antropólogo Alberto Susco lo describía como “láminas francesas, de las primeras litografías coloreadas a mano”. Las mismas fueron editadas por la casa Turgis de París y aún cuentan con el marco original.
El Vía Crucis de la Iglesia de Pilar cuenta con textos en francés y en castellano. Sólo se conserva uno similar en la Iglesia San Damián, Provincia de Forli, Italia.

Altares y Cristo
El Cristo que está ubicado en el altar del crucero izquierdo es uno de los pocos que existen en el país cuyos brazos -hechos a base de una especie de cuero- pueden plegarse, por lo permite colocarlo en un cajón para la procesión del Cristo Yacente, que se realiza cada Viernes Santo.
En cuanto a los altares, se estima que el más antiguo es el que contiene a San José, sobre el crucero derecho, construido de madera y completamente tallado a mano. Se dice que habría pertenecido a la primitiva capilla del Pilar Viejo, aunque no está comprobado.
El altar mayor está laminado en oro, con el Jesús ya mencionado ubicado en el centro. Se trata de una imagen de pequeñas dimensiones pero gran expresión, en la que el cuerpo se encuentra inclinado levemente hacia su izquierda. Se dice que, cuando desde el área de Monumentos Históricos se acercó a la parroquia (en Monumento Histórico Nacional desde 1994), intentaron llevárselo, encontrando la firme oposición del por entonces párroco José Ramón De la Villa.

Órgano y campanario
Una de las piezas más preciadas y enigmáticas es el órgano, ubicado en el piso superior. El instrumento, de doble teclado, fue traído de Alemania (marca Stuttgart) y su valor actual es incalculable. Se cree que en todo el país no hay más de cinco de su tipo, y en su momento –hace más de una década- su restauración costó 8 mil dólares.
Por su parte, el campanario de la Iglesia –ubicado en la torre del ala izquierda- cuenta con cuatro campanas, tres de ellas de origen genovés.
De acuerdo a un trabajo del historiador Aldo Beliera, dos de ellas fueron construidas por los herederos de Giovanni Sozzoli y la restante por los hermanos Boero.
Las campanas están ornamentadas con dibujos religiosos en relieve y tienen inscripciones en latín. En una de ellas se da a entender que fue el pilarense Vicente Piñero de Melo quien la adquirió. Una de ellas data de 1845, en tanto que las otras dos son de 1851 y 1860.

Santoral
Son varios los santos entronizados en la parroquia, así como las advocaciones de la Virgen. Teniendo en cuenta que el primer libro de cuentas que reunió la información de la parroquia (desde 1784 a 1856) se extravió, se tienen pocas precisiones sobre fechas. Sí se sabe que el púlpito desde donde se dio misa hasta la reforma de mediados del siglo XX desapareció sin dejar rastros, al igual que una imagen tallada de Santiago Apóstol que databa de la apertura del templo.
No obstante, Santiago Apóstol tiene protagonismo en el altar mayor (al igual que San Jorge) y en el ala derecha, con un mural que recuerda la victoria del franquismo sobre los republicanos en la Guerra Civil Española.
Por su parte, San José y la Inmaculada Concepción también tienen su espacio, al igual que Nuestra Señora de Fátima. Una de las más recientes es la de la Beata María Ana Mogas (incorporada en 2003), fundadora de la congregación que fundó el Instituto Madre del Divino Pastor. 

Galería de fotos

7
1
72%
Satisfacción
18%
Esperanza
9%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios