TENÍA DOS SUCURSALES Y SE HABÍA VENDIDO EN 2019

La Porteña: un final que parecía anunciado y la pandemia aceleró

Abrió en 1999 en el kilómetro 38 de Panamericana. Arrastraba problemas económicos antes del coronavirus. Los trabajadores aseguran que la empresa se negó a trabajar con delivery.
viernes, 24 de julio de 2020 · 19:21

En las últimas horas se confirmó la noticia que desde hacía varias semanas circulaba en el mundillo gastronómico: el tradicional restaurante La Porteña, que funcionaba en el distrito desde 1999, cerró definitivamente.

Ubicado a la altura del kilómetro 38 del ramal Pilar, era uno de los sitios más reconocibles y reconocidos de los que se ubican a la vera de la Panamericana. Pero las cosas no venían bien.

De acuerdo a lo que pudo averiguar El Diario, la firma había sido vendida el año pasado al grupo económico Grillade SA, y la situación no era la ideal. Incluso, actualmente estaba en venta.

Ahora la pandemia aceleró un proceso que terminó con el cierre de un restaurante de 21 años de trayectoria. Aunque entre los trabajadores señalan que los rumores de cierre venían desde mucho antes. Y que incluso los dueños rechazaron cualquier posibilidad de seguir trabajando con las modalidades de delivery o take away, las dos modalidades autorizadas, aunque sea para pagar los sueldos del personal.

Mientras tanto, los trabajadores comenzaron a recibir ayer los telegramas de despido, fechados el día anterior.

“En mi carácter de apoderado de Grillade SA, y siguiendo expresas instrucciones de mis mandantes, notifico a Ud. que por razones estrictamente económicas y societarias, se ha decidido el cierre definitivo del restaurante La porteña a partir del día de la fecha y consecuentemente su desvinculación de la empresa”, señala el texto.

Según indicaron, tanto la sucursal de Pilar como la de San Isidro están cerradas desde mediados de marzo, cuando comenzó la cuarentena, y los intentos de los empleados por volver a la actividad (al menos como delivery o para llevar), fueron infructuosos.

Ahora, con los telegramas, los trabajadores esperan saber qué sucederá con sus indemnizaciones, lo que hasta ayer no había sido informado.

Ayer por la tarde, trabajadores de la sucursal San Isidro concurrieron personalmente al restaurante en busca de respuestas. Pero se encontraron con las puertas cerradas y nadie a quien preguntar.

“Al principio, una encargada hizo un grupo de Whatsapp para mantenernos informados. Pero ella misma lo dejó al día siguiente. Nunca nadie nos respondió nada”, le dijo a El Diario uno de los trabajadores despedidos.

Entre los dos restaurantes, la firma dejó en la calle a unos 60 trabajadores. Entre ellos, muchos cerca de dos décadas de antigüedad.

“Nos habían bajado el sueldo por acuerdo con el sindicato gastronómico. En estos meses el Estado pagaba la mitad y un poquito más la empresa, siempre tarde. Ahora no nos dicen cuándo o cómo nos van a pagar la indemnización. Estamos angustiados”, señaló.

1
2
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
28%
Bronca
57%
Tristeza
14%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios