Leyenda de Pilar

Dos colegios y un secreto guardado bajo tierra

Todos los que pasaron por los institutos Verbo Divino y Madre del Divino Pastor oyeron hablar de un mito aún vigente: la existencia de un túnel que conecta a ambos establecimientos.
domingo, 19 de julio de 2020 · 00:00

Por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Lo escuchaban (y escuchan) los más chicos apenas entran a cualquiera de los dos colegios. Lo escuchaban (y escuchan) los profesores recién llegados. Prácticamente todos los que pasaron por los institutos Verbo Divino y Madre del Divino Pastor oyeron hablar de un mito jamás comprobado, pero aún vigente: la existencia de un largo túnel que conecta a ambos establecimientos, separados por casi 500 metros de distancia...
El dicho popular decía que el presunto túnel había sido concebido para que los sacerdotes y las hermanas cruzaran de un colegio a otro sin ser vistos por los vecinos, vaya uno a saber con qué fines… Con los años, el mito fue creciendo, aunque muchos deducen que –de haber existido- tendría que haber sido descubierto a mediados de los ’90, con la obra de Panamericana.
Lo cierto es que cualquiera que haya pasado por alguna de las dos tradicionales escuelas oyó hablar del túnel.

Testimonios
Camila ingresó en el Madre del Divino Pastor en 1995, como alumna de Inicial, y conoció el mito “cuando estaba en 4º o 5º grado. Nos juntábamos en una parrilla que había en el parque –recuerda- y nos poníamos a pensar cómo el túnel salía desde donde vivían las monjas y pasaba por debajo de la Panamericana para llegar al Verbo… También se decía que en ese túnel vivía el fantasma de una mujer”. Otras chicas señalaban a la zona de la pileta de natación como la clave para encontrar la entrada.
Y agrega: “Cuando fuimos más grandes, nos dimos cuenta de que, de haber existido algún túnel, lo hubiesen descubierto cuando agrandaron la Panamericana”.
Algo similar opina Daniela, exalumna en la década del ’80 y principios de los ‘90: “Decían que existía el túnel, pero que había sido destruido con la obra de la autopista”.
Del otro lado del puente, la leyenda también se alimentó con el paso de los años, situando la entrada al túnel en la cocina del instituto, aunque nunca pudo ser confirmado, claro está.

Conocedor
Pero, si hablamos de voces autorizadas, es conveniente acudir a Gonzalo Velázquez, exalumno y docente del Verbo desde hace casi 30 años. “Entré en el Verbo en 1975, como la primera camada de 1º grado. Cuando estaba en 5º o 6º lo escuché, aunque siempre me sonó a verso, pero me quedaba la intriga…”, expresa el popular Buyinga.
“Por eso pedía permiso y recorría el colegio, conozco todos los rincones de punta a punta y puedo dar fe de que es totalmente mentira. Ese mito siempre estuvo, quedó en la imaginación de aquel que no tuvo la oportunidad de recorrer el colegio como lo recorrí yo”, indica, derrumbando las especulaciones.
A su vez, Gonzalo cree que parte de la leyenda radica en que “el Verbo estaba muy bien custodiado por don Atilio Ditz, encargado de mantenimiento que era muy celoso de su trabajo y sus lugares. A la cocina, por ejemplo, no se podía entrar, yo recién la conocí ya siendo profesor y cuando Atilio no estaba más. Había muchos lugares del colegio que la gente no conocía, por eso creo que nació ese mito”.

El dato
Sin embargo, esa no es la única leyenda urbana sobre colegios y pasadizos… Con un recorrido mucho menor (lo que torna al rumor en más creíble), habría un túnel en pleno centro de Pilar, conectando al Instituto Parroquial con la Iglesia Nuestra Señora del Pilar. Además, hay quienes aseguran que, hace más de 20 años, su presencia fue una de las causas del freno al proyecto de construcción de una playa de estacionamiento bajo la Plaza 12 de Octubre… Pero esa es otra historia. 

 

 

2
1
50%
Satisfacción
16%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
8%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios