"El cerebro se acostumbra a dormir poco pero no es sano"

Lo afirmó la médica Viviana Núñez en el marco de la campaña nacional de concientización sobre trastornos del sueño y sus consecuencias. El jueves dará una charla gratuita sobre hábitos para un buen descanso.
lunes, 9 de marzo de 2020 · 15:27

Los hábitos desordenados, el estrés  y por sobre todas las cosas, las pantallas, se convirtieron en los últimos años en los enemigas número 1 de la conciliación del sueño. Sobre estos temas hablará la médica Viviana Núñez el próximo jueves a las 15 en una charla gratuita y abierta que tendrá lugar en el teatro Lope de Vega.

El encuentro se dará en el marco de la campaña nacional de concientización sobre trastornos del sueño y sus consecuencias, a propósito de la semana mundial del sueño. En diálogo con FM Plaza 92.1, la especialista advirtió que “estamos transitando una etapa social en la que se estimula mucho no dormir y todo esto tiene una consecuencia en la salud pública, en el trabajo, en los accidentes, en el mal humor, en la irritabilidad, en los trastornos psiquiátricos y en la ansiedad, que están impactando gravemente en la salud”.

¿El estímulo de las pantallas es nocivo antes de dormir?
-
Si, y en realidad tenemos todos unos cambios de conducta que están asociados a las costumbres que nos han llegado. Con quien vos hables te pregunta que estás viendo, qué serie, con qué te enganchaste. Dentro de la charla hay un punto que habla de Netflix. Al Ceo de la plataforma le preguntaron cuál es su mayor competencia y dijo que es el sueño de la gente. El argentino cena muy tarde, al otro dia se tiene que levantar, se queda con el teléfono mirando tele, ha disminuido mucho el diálogo en la familia, no hay un ordenamiento, muchos padres me dicen que no le pueden sacar el teléfono a la noche a los hijos. No puede ser porque al otro día están las consecuencias.

¿Cómo manejar a los adolescentes a la hora de dormir ahora que empiezan las clases?
-
El sueño tarda bastante en ordenarse. Por ejemplo, la gente que viaja tiene jet lag y podemos tardar un montón en reponer el ritmo de sueño normal. Cuando empiezan las clases y el chico viene desde diciembre acostándose a cualquier hora y durmiendo hasta las 2 de la tarde, se va a dormir en la escuela.

¿Hay personas que dicen que durmiendo poco están bien y otras que necesitan dormir mucho,  es por personalidad o hay un mínimo de horas?
-
Hay una clasificación muy simple que dice que la población mundial se divide en búhos, alondras y colibríes. Al búho se le activa la melatonina como tres horas después de la gente común, entonces es el que rinde y está más activo de noche. Aprende, lee, estudia. La alondra es el que se levanta muy temprano, rinde mucho a la mañana, y se acuesta más temprano porque su cortisol actúa más de día. La mayoría somos los colibríes, funcionamos mitad y mitad. Podemos funcionar según la necesidad y hacer una variabilidad en vacaciones. Es una característica biológica de los manejos del tiempo entre vigilia y sueño. La charla apunta a cambios en las conductas con respecto a poder ordenarl el sueño sin caer en la pastilla. Dormir a pastillazos no es la solución.

¿Hay conductas que podemos cambiar?
-Generalmente cuesta conciliar el sueño porque venimos acelerados todo el día. Comer mucho, tener actividades a la noche, fumar, tomar mucho café. Tarda casi 8 horas en depurarse la cafeína, la nicotina y el alcohol en sangre cuando uno lo toma cerca de la hora de dormir. Quedarse dormido en el sillón con el estímulo de la luz que nos invierte el ciclo. Tenemos que empezar a ordenarlo.

¿Qué hay de los que dicen que necesitan dormir si o si con la tele prendida?
-
El cerebro es un órgano que puede aprender todo el tiempo. Si mañana me hago budista mi sistema se va a adaptar a ese clima, a esa comida, a esa meditación. Decimos que necesitamos dormir poco y es cierto porque el cerebro se acostumbró a eso, pero no es sano.

¿Es un mito que las personas mayores duermen menos?
-Es verdad porque el ciclo de sueño tiene unas etapas que se van cumpliendo y la gente grande va teniendo cada vez menos la etapa número tres que es la del sueño profundo. Son muchos factores en una persona mayor, se levantan al baño, se despiertan muy temprano, les cuesta conciliar el sueño. Lo que es muy malo es el pensamiento. A la noche como baja el cortisol tendemos a pensar muy mal, con más angustias, más miedos, todas las cosas se ven mucho peor de lo que son, entonces el cerebro no te deja dormir por los mismos pensamientos. La paranoia en la que vivimos por miedo a que nos entren a robar. Hay un montón de factores por los que dormimos mal.

Los buenos hábitos para tener un sueño sereno serán el eje fundamental de la charla del próximo jueves, en la que también se abordará el sueño de los bebés así como las medidas y recomendaciones para minimizar el riesgo de muerte súbita en lactantes.

14
9
81%
Satisfacción
9%
Esperanza
9%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios