Por el vandalismo, la Sociedad de Fomento de Zelaya cierra un predio recreativo

Es el conocido como El Campito. Se sacaron los arcos y se colocó alambrado, al menos hasta que termine la pandemia. Días atrás, adultos entraron a jugar al fútbol y todo terminó en una batalla campal.
martes, 3 de noviembre de 2020 · 09:26

Por una sucesión de hechos vandálicos y una serie de circunstancias que fueron desnaturalizando el objetivo del lugar, desde la Sociedad de Fomento de Zelaya se resolvió cerrar en forma temporaria el espacio conocido como “El campito”, en un predio lindero a la entidad.

“Lamentamos dar esta noticia: en el día de hoy vamos a sacar los arcos del campito de la Sociedad de Fomento de Zelaya. Por lo menos, hasta que cesen los efectos colaterales de la pandemia”, expresaron desde la Sofo el domingo, a través de un largo texto firmado por Luciana Migueiz, una de las principales referentes. Y agregaban: “El lunes (por ayer) vamos a alambrar el predio, tan solo para cuidarlo. A veces toca elegir sobre el mal menor, y no es sin tristeza, hoy es necesario asegurar el espacio”.

El gran sueño es erigir una escuela en dicho predio, aunque se utilizaba para actividades recreativas “Sabemos que no es nuestra responsabilidad, pero como amamos el pueblo, hacemos el mayor esfuerzo a nuestro alcance”, expresó Luciana. Sin embargo, el lugar fue objeto de innumerables hechos de vandalismo, como robos y roturas.

Además, en los últimos tiempos al lugar comenzaron a llegar adultos para jugar al fútbol, en lugar de los niños: este fin de semana, un partido terminó en una batalla campal, lo que aceleró la decisión de alambrar y quitar los arcos.

La mujer recordó que “cuando comencé a trabajar como voluntaria, heredamos el campito a medio pagar. Antes que ocupe este espacio, estaba mi madre y algunos amigos. Los mismos que habían inaugurado y gestionado la guardería de Zelaya (…) Terminamos de pagar, firmamos el boleto, aunque nunca escriturados porque sale mucha plata. Recién ahora estamos en ese lío, gracias a un escribano voluntario que nos acompaña en el proyecto de la escuela”.

Hasta el año pasado, a la Sociedad de Fomento asistían 600 personas, y el lugar ofrecía 35 cursos autogestivos, “y todos estos recursos fueron batallas ganadas de a una. Siempre la primera respuesta fue no, la segunda respuesta fue no. Hay recursos que me llevaron años de insistir, como el caso de la primaria de adultos”.

Ahora, la Sofo de Zelaya debe sortear un nuevo obstáculo.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
66%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios