Lo echaron y quedó sin obra social para su hijo con parálisis cerebral

Simón Giménez tiene 4 años y es vecino de Pilar. Su papá trabajaba en FV, pero lo dejaron cesante en junio. Su familia pide ayuda para poder sostener el tratamiento.
jueves, 19 de septiembre de 2019 · 15:10

A fines de junio de este año, mientras a su hijo de 4 años que tiene parálisis cerebral le daban el alta después de un mes internado, a Gonzalo Giménez lo echaban de la empresa FV quedándose así sin obra social. Menos de dos meses y medio después, el niño no tiene los medicamentos diarios que debe tomar, la leche especial para mantenerse nutrido ni los pañales que debe usar.

Por esta razón, sus papás Gonzalo y Johanna comenzaron un raid por distintos centros terapéuticos y solicitaron ayuda al área de Desarrollo Social del Municipio pero por el momento no obtuvieron respuestas.

En este contexto, la mamá de Simón habló con El Diario y contó que poco tiempo después de nacer y por un caso de mala praxis, el nene terminó con parálisis cerebral infantil motora y ahora, desesperados, no saben a quién recurrir para que él pueda seguir manteniendo su calidad de vida, a pesar de haberse quedado sin obra social.

“Ya hace un año le habíamos pedido a la obra social de la UOM una silla especial que mi hijo necesita para poder mantener la cabeza erguida. Tiene un costo de unos 46 mil pesos pero cada vez que reclamé para que me la entreguen, me dijeron que no encontraban los papeles o directamente no me daban respuestas. Ahora que nos quedamos sin obra social, mucho menos nos la van a dar”, detalló.

Pero la silla no es lo único que necesita Simón. Diariamente no solo debe tomar distintos medicamentos, sino también leche Nutrilon y pañales. En este punto, cabe señalar que la leche que debe consumir tiene un valor aproximado de 700 pesos por lata, y toma 5 al mes.

Asimismo, Simón también se quedará sin sus terapias, fundamentales para su desarrollo. Hoy por hoy, y hasta octubre, en el centro al cual asiste de lunes a viernes, en Campana, le cubrirán los tratamientos, pero después la familia deberá pagar cada sesión que sale 550 pesos. Es decir, 2.750 pesos por semana.

“Cuando me dijeron esto, fui a Pilares de Esperanza, que es gratuito, pero tienen lista de espera y me dijeron que hasta el año que viene no van a tener lugar”, contó Johanna.

Y agregó: “El sí o sí necesita hacer estas terapias para evolucionar, para estar mejor. Lo mismo con la medicación y por otro lado, cada vez que dejó de tomar la leche cayó internado. Yo como mamá no quiero que vuelva a estar peor”.

Como si eso fuera poco, otro problema con el que se encontraron Johanna y su marido es que les quitaron el subsidio por discapacidad, y al estar los dos sin trabajo no pueden afrontar los altos costos que requiere que su hijo pueda tener la mejor calidad de vida posible, dentro de las circunstancia que atraviesa.

Ayuda

En caso de poder colaborar con Simón Giménez, comunicarse con sus papás al (011)-15-3027-0083, o depositar dinero en la cuenta Nº CBU 0720369388000035503286 (Alias mathius) del Banco Santander.

2
12
8%
Satisfacción
2%
Esperanza
78%
Bronca
5%
Tristeza
2%
Incertidumbre
2%
Indiferencia

Comentarios