CONSECUENCIAS DEL DILUVIO

Una lluvia récord volvió a dejar barrios anegados en todo el distrito

Nuestra Señora del Pilar fue uno de los más afectados, junto a zonas de Manzanares y La Lonja. Desbordó el río Luján pero no hubo evacuados. Cayó seis veces más agua que la media de junio.

Por Redacción Pilar a Diario 19 de junio de 2019 - 00:00

Durante cinco días la lluvia no dio tregua (recién se detuvo en la mañana de ayer) y algunos barrios de Pilar volvieron a sufrir las consecuencias. Calles anegadas, ramas caídas y el temor por una crecida del río Luján y los arroyos que atraviesan las localidades conformaron un combo que podría regresar en breve, con pronósticos de más tormentas.
Pilar registró desde el jueves 197 milímetros de agua caída, seis veces más que la media histórica de junio (suele ser de 32mm). Sobre esto, el titular de Defensa Civil, Gastón Monsalvo, explicó que “se trabajó en relevamiento y cauces de los arroyos, por ahora controlados. El río Luján está alto, ha pasado el límite del desborde, pero por el momento no hubo evacuados. En la noche del lunes al martes hizo un pico pero quedó estable”.

Inundados
Si bien se controló la situación del río Luján y arroyos como el Pinazo (que se encontraba en su cauce), algunos barrios volvieron a ver sus calles bajo el agua. Zonas como Los Tilos (La Lonja) y Manzanares fueron algunas de las que sufrieron las concuencias.
Uno de los barrios más afectados fue Nuestra Señora del Pilar. “Es imposible poder salir o ingresar, siempre que llueve se inunda enseguida”, expresó ayer Ángel, un vecino, a Código Plaza (FM Plaza 92.1). El joven acotó que “cuando llueve mucho, el agua supera la altura de las rodillas y las casas se inundan. No se puede ingresar de ninguna manera”.
Por otra parte, recordó que el Municipio “había hecho trabajos en el arroyo cercano, pero calles como Buenos Aires, Chaco, Vélez Sársfield y Uruguay se siguen inundando. El barrio Esperanza, que está al lado, también se inunda”.
Ante este panorama, algunos vecinos deciden autoevacuarse a casas de familiares o amigos. “Pero otros se quedan –comentó Ángel-, sobre todo para cuidar sus cosas. Yo una de estas noches me tuve que quedar en la casa de un familiar porque no pude entrar con la moto”.
El pronóstico del tiempo no es alentador, ya que indica que el viernes o sábado volverían las tormentas. En cada inundación, como expresó Ángel, “uno levanta las cosas y trata de esperar a que baje el agua, no tiene otra opción”.
Por este motivo, la Biblioteca Palabras del Alma, lanzó una campaña solidaria para los inundados de Peruzzotti y Nuestra Señora del Pilar. “Estamos necesitando frazadas, ropa de abrigo, colchones y lavandina –expresaron en la entidad-. A quienes quieran y puedan dar una mano, les pedimos que acerquen las donaciones a Corbeta Cefiro 2071, barrio Peruzzotti”. Hoy, la recepción se hace de 13.30 a 16.30.

Reclamo
Los problemas también se replicaron en el centro de Pilar. Desde la calle Sargento Cabral, del barrio Villa Delia, Graciela Gallardo comentó que “dos árboles rompieron el techo de casa y eso hizo que entre el agua”.
A la mujer se le sumaron dos problemas: la intensa lluvia y las demoras que suele tener el Municipio para podar o remover árboles peligrosos.
“Me cansé de reclamar y nunca me dieron bolilla”, agregó, indicando que “todavía nadie se acercó, hace dos años que estoy reclamando por los árboles, pero solamente me tienen de acá para allá”.
En tanto, el pronóstico del clima indica que tanto hoy como mañana el cielo se presentará despejado, con una temperatura máxima de 14ºC. El viernes se presentará con cielo parcialmente nublado, mientras que la lluvia regresaría esa misma tarde o el sábado, para quedarse todo el fin de semana. 

197
milímetros de agua cayeron en Pilar entre el jueves y el lunes.

El dato
La Biblioteca Palabras del Alma lanzó una campaña solidaria para ayudar a inun-dados de los barrios Peruzzotti y Nuestra Señora del Pilar.
 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar