La tormenta fue pasajera pero intensa

10 de noviembre de 2015 - 00:00
Eran las 16 pero el cielo se oscureció y de repente cayó la noche durante algunos minutos. El viento y la lluvia provocaron corridas y temor entre los automovilistas por la caída de granizo.
El Diario comenzó a recibir información e imágenes de lectores desde los distintos puntos del distrito que reflejaron lo que pasó en apenas 10 minutos y se extendió en otro segmento horas más tarde, aunque con menos intensidad. En total cayeron cerca de 30 milímetros aproximadamente en 12 minutos y el granizo fue más abundante en algunos sectores del distrito.
El Kilómetro 50, el Parque Industrial, La Lonja, el Parque Austral, tuvieron diferentes registros de la intensidad, pero todos con abundante lluvia en poco tiempo.
En cuestión de minutos, las calles céntricas se cubrieron de agua y se volvieron un problema para los peatones que debieron hundir su calzado en un improvisado arroyo para seguir caminando.
Los anegamientos fueron temporarios, sobre todo en lugares ya acostumbrados como la intersección de Ituzaingó y Estanislao López (exruta 8) y no se dieron solo en el centro, también en calles y caminos a esa hora muy transitados, como la calle Chubut en Villa Rosa e incluso, lectores contaron que en el hipermercado Jumbo del kilómetro 50, el techo se abrió en partes a raíz del viento e ingresó mucho agua.
Minutos más tarde, el tiempo se apiadó de los que volvían a sus casas de estudiar y trabajar, pero volvió amenazante pasadas las 19 y siguió durante gran parte de la noche. 
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar