Fénix: el fin de una era le da paso a la incertidumbre

 César Mansilla materializó la renuncia como máximo responsable del fútbol. Alberto Mateo quedó a cargo. Dejará de jugar en Pilar y se abren múltiples interrogantes.

miércoles, 22 de enero de 2014 · 00:00

 Se concretó anoche la salida de César Mansilla como máximo responsable del fútbol de Fénix. Así se le pone fin a 15 años de historia del club en Pilar en el cual siempre fue protagonista, al punto tal de depositarlo en la Primera B Metropolitana.

Ante la triste noticia de la renuncia de Mansilla se abren todos los interrogantes posibles. ¿Dónde jugará el equipo como local? ¿Dónde completará la pretemporada? Hasta cuestiones más operativas básicas como la ropa y los traslados de los jugadores.

Mansilla será reemplazado por Alberto Mateo, quien anoche, en medio de una tensa reunión con referentes del plantel, informó que se hará cargo del fútbol profesional, pese las resistencias generales que su figura provoca.

“En estas condiciones no tengo más que ver con el club, me han mentido mal”, había explicado Mansilla la semana pasada cuando explotó el conflicto.

Su salida, cristalizada anoche, se dio por varias cuestiones. El dirigente había presentado un proyecto para las categorías juveniles (4ª, 5ª y 6ª División) a fines de diciembre y si bien fue aprobado de común acuerdo en un principio, la CD dio marcha atrás diciendo que no lo aceptaba y prefería seguir con lo propuesto por Sergio Dáscola, actual gerenciador/coordinador.

Otro de los temas que llevaron a la renuncia de Mansilla fue el hecho de que él mismo pidió en muchas ocasiones que actualizaran y presentaran el listado de los nuevos socios.

Sin embargo, la CD habría argumentando diferentes excusas y nunca hizo caso a dicho pedido. Además en estos días, se comprobó que aún no están inscriptos en el Libro de Actas de la institución.

Aunque eso no es todo, el disgusto de Mansilla también tendría origen en que meses atrás se renovaron los cargos en la comisión y nadie le habría avisado ni consultado a él, siendo un integrante más de la dirigencia.

“En estas condiciones no tengo más que ver con el club. La realidad es que estamos a esta altura en dos proyectos diferentes y no podemos convivir. Son más de 14 años de esfuerzo y lamentablemente esta vez me han mentido mal”, sentencio el hombre que convirtió al humilde Fénix en un equipo exitoso. Hoy, dio un paso al costado y es un día triste para muchos futboleros de Pilar.

 

 

 

Comentarios