Un triplazo para la Memo-ria

Román Rodríguez clavó un bombazo desde su propio campo para que Unión empate la serie por el título. “Fue mágico. No lo puedo creer todavía”, contó. Y hasta lo felicitó el Lancha Delfino.
martes, 28 de mayo de 2013 · 00:00

por Walter Cricrí

w.cricri@pilaradiario.com

 

“Fue mágico. No me entra otra palabra. No lo puedo creer todavía”. Así describió Román Rodríguez la jugada espectacular que lo mantiene con vida a su equipo, Unión de Santa Fe, en la definición el título del Torneo Federal.

El domingo a la noche, en el 4º punto de la serie al mejor de 5 y que lo tenía abajo 2 a 1, el Tatengue no podía quebrar a Barrio Parque de Córdoba.

En la última jugada, el visitante fue a la línea de libres y acertó sus dos intentos para dejar el 70-69 que definía el partido, la serie, el título y el ascenso al TNA.

No contaban con Memo. Con un par de segundos en el reloj, sacaron rápido, el pilarense la tomó a la altura de la línea de triples de su propio campo. Giró y lanzó. Iba todo el esfuerzo de una temporada en el aire, sonó la chicharra en el viaje y explotó en la red, para que todo su equipo, cuerpo técnico e hinchada se abalancen sobre su humanidad a festejar.

Fue triunfo de Unión 72-70, empate 2-2 en la eliminatoria y forzar el 5º juego definitivo que se desarrollará mañana en Córdoba. Porque Barrio Parque cuenta con ventaja deportiva.

-Cuándo estaban tirando los libres, se terminaba la final, ¿qué pensaban en ese momento?

- No sé que les pasaba por la cabeza a mis compañeros, pero a mí me pasó algo muy loco. Yo lo miraba fijo a Nelly (el que estaba en la línea), mientras Rossi (quien estaba al lado para el rebote) me habló en cordobés “están hasta el huevazo”. Y lo único que se me ocurre decir es ‘nos vemos el miércoles, papi’. La recibí, di un pique, estaba solo y traté de tirar para arriba. Cuando la ví, noté que iba derecha.

-Esto es un premio a las horas paveando en una cancha, tirando de aro a aro. ¿Eso también es entrenamiento, no?

- Justo se da en este equipo, que antes de los partidos de local, jugamos a embocar de mitad de cancha por una gaseosa. Todo el equipo juega y los últimos tres son los que pagan. Después de bañarnos, las tomamos en un kiosco de enfrente. Ya les dije a los chicos que me deben un cajón (risas).

Hablando de la jugada que recorrió el país y el mundo (muchos de sus amigos en Estados Unidos también la disfrutaron), Memo cayó en lo que hubiera significado la derrota.

“Es increíble por la instancia en la que estamos. Si nos ganaban ese partido, nos daban la vuelta en nuestra cancha, nos cortaban las redes. Es algo que vamos a ir a buscar nosotros, obviamente. No iba a ser una catástrofe, pero me iba a doler en el alma”, reconoció.

-Antes del bombazo, ¿cómo había sido el partido?

- Los dos partidos de local, nos tocó empezar mal en el primer cuarto. Nos hicieron 31 puntos el domingo en el primer cuarto. Es algo a corregir, sin dudas. Después, empezamos a remar de atrás. Quedamos a 9 en el entretiempo. Tuvimos un buen tercer cuarto, algo que también nos caracteriza y está bueno. Y el último fue cambiante.

Ellos se encuentran con esos dos libres en una jugada que pudo haber sido falta en ataque. Capaz que tenía que ser así.

“El equipo tenía el envión anímico de por sí. Pero ganar un partido así, si bien es muy lindo, histórico, le da mucha energía al equipo y nos da una fuerza para ir a buscar el quinto partido allá. Para sacarles el invicto en su cancha y obviamente, dar la vuelta y ascender”, destacó Rodríguez.

El Torneo Federal tiene todavía un segundo ascenso en disputa, que lo dirimirán el ganador del repechaje con el que pierda la final. Pero eso no está en la cabeza de Unión.

“Sin dudas que vamos por todo. Como lo planeamos desde principio de temporada. Hicimos el clic en los playoffs y nos dimos cuenta que podíamos ir en pos eso. Vamos a hacer los deberes, para jugar el miércoles (por mañana) la finalísima como se juega: con el corazón caliente y la mente fría”, aseguró.

-¿Faltan 40 minutos de una temporada soñada?

- Es raro, porque siempre tuve altibajos en Argentina. Pero ahora me estoy afianzando. Soy un privilegiado y agradecido a Unión, que me dio un rol que a veces es difícil. Pero mi técnico y mis compañeros confían plenamente en lo que hago. Eso me da un respaldo muy grande y te da ese ánimo para hacer lo que tengo que hacer. Me está tocando tirar y tener una temporada buena, pero mis compañeros hacen que sea posible. Juegan mucho para mí y me bancan en las decisiones. Porque un goleador por ahí toma malas decisiones. Nadie dice nada y cada uno hace su rol. Está todo dado para que salgamos campeones. El equipo lo merece.

 

Alegría para la gente 

Unión de Santa Fe está en un momento doloroso en fútbol (anoche se definía su descenso anticipado o la agonía podía estirarse una fecha más), pero en básquet, Román Rodríguez y los suyos le cambian el semblante al pueblo tatengue.

“La gente siempre va a estar pendiente de lo que pasa con el fútbol, pero creo que le venimos dando otra cara al club, una alegría. El hincha de Unión está muy golpeado, pero nos vienen a ver, llenan la cancha y para nosotros es muy bueno. Sabemos cómo es el público, lo valoramos y nos da un aliento bárbaro”, contó.

 

Los elogios de Delfino

Carlos Delfino, el campeón olímpico hincha de Unión, fue uno de los que disfrutó del enorme triple de Memo Rodríguez y la victoria. Y se lo hizo saber a todos sus seguidores de twitter, además de saludar directamente al pilarense.

“Eso es impresionante. Salí de la cancha y tenía un mensaje privado de Delfino. Se me caen los pantalones”, graficó.

“También estaba el Torito Palladino, Uranga, Oroño. Había mucha gente del básquet que marcó la historia y es lindo que reconozcan el trabajo del equipo y de uno”, remarcó.

 

 

 

 

Comentarios