Un paro de choferes de colectivos desató la bronca de los pasajeros

Los trabajadores de la línea 276 hicieron una huelga por sueldos atrasados. La medida fue sorpresiva y dejó a miles de personas de a pie. La semana que viene habrá una protesta de usuarios en Escobar.
viernes, 8 de febrero de 2013 · 00:00

Hasta las 2.15 de hoy, los trabajadores de la línea 276 –empresa La Isleña-  se encontraron realizando un paro de actividades, debido a que aún no se les depositó la totalidad de los haberes correspondientes a enero.

Si bien en un primer momento trascendió que se extendería hasta las 20, ayer un delegado afirmó que la medida de fuerza sería “por tiempo indeterminado”, mientras no fuera depositado el sueldo. Durante la tarde, los delegados recibieron la noticia de que solo se había depositado un 70% del total, por lo que cerca de las 18 se pautó reponer el servicio en la madrugada de hoy.

 

Protestas

La situación disparó la bronca de miles de usuarios de distintos puntos del distrito que utilizan el servicio (como Pilar, Escobar, Luján y hasta San Andrés de Giles), desnudando en el Partido la realidad de zonas como Zelaya, localidad en la que sus habitantes se vieron prácticamente aislados, ya que el 276 es el único colectivo que llega hasta allí.

Así, a lo largo de la jornada El Diario recogió diversos testimonios de pasajeros habituales que vieron afectada su vida normal, debiendo tomar un remís o bien acudiendo –en el caso que fuera posible- a otras líneas alternativas, como la 501 si se quería circular por la ruta 25.

Por ejemplo, Graciela Mouso comentó que “la única línea que pasa por Zelaya es ésta, y todos tenemos derecho a reclamar, pero también todos tenemos derecho a poder llegar a nuestro trabajo. ¿Qué hacen con la plata que recaudan, que ni siquiera ponen en condiciones los coches?”. Por su parte, Manuel Pinto indicó que “ahora el 501 está totalmente colapsado. Si habitualmente el servicio es más o menos, ahora no da abasto”.

Andrea González agregó que “tenía que viajar a Escobar y la única línea que me deja directa es esa... Estuve de las 6 de la mañana hasta 7.30 esperando el colectivo, hasta que una señora me avisó del paro...”. Algo similar le pasó a Leticia Valdéz: “Estuve esperando una hora el colectivo, por lo mismo llegué una hora y cuarto tarde al trabajo”.

Ante este panorama, fueron muchos los que debieron acudir a los remises, con la lógica diferencia en los valores. En este sentido, Adriano Felte comentó que “no puedo ir a mi trabajo. Tengo que tomar un remís de $60”; mientras que Juan Pablo Bonino señaló que “tuve que ir hasta la Universidad de Luján en remís para dar un final, gasté $120 y tardé dos horas para volverme en el 350”.

 

Desde adentro

Otro de los problemas mencionados por la gente fue el del reciente aumento del boleto mínimo, que pasó de $1,10 a $2,35 con tarjeta SUBE. Consultada por El Diario, una fuente de la empresa La Isleña explicó que “se unificó el valor del boleto, por lo que hubo un aumento bastante importante al unirse tres secciones. Se eliminó a los más baratos y se puso solo el de 2,35”.

Hasta hace semanas atrás, tomando a Pilar como punto de partida, el viaje hasta el barrio Pellegrini costaba $1,10; a Villa Rosa $1,65; a Zelaya $1,75 y a Escobar $2,35. Ahora, esta última cifra se aplica para todo el recorrido Pilar-Escobar, aunque el viaje sea más corto. Por otra parte, sin la tarjeta SUBE el viaje a Escobar cuesta 4 pesos.

Asimismo, la fuente mencionó que los trabajadores “se quejan por el pago en negro de viajes cubiertos de manera informal. Trabajan 8 horas en blanco y les ofrecen estar 4 más en negro, con el desgaste físico y el peligro que eso implica, pero no les dan mucho margen para elegir”. El hombre expresó que esta situación ya fue planteada ante la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y el Ministerio de Transporte.

 

Palabra de un delegado

“No es una medida extrema”

En la mañana de ayer, en diálogo con Materia Prima (lunes a viernes de 8 a 10 por FM Plaza 92.1), el delegado Víctor Perviú indicó que la empresa “paga el cuarto día hábil de cada mes, que fue ayer. Ahora argumentan que no cobra los subsidios que el Estado les otorga, según la empresa está pasando seguido en los últimos meses”.

Por el momento, no ha salido ningún servicio (son alrededor de 50 coches, mientras que el personal está compuesto por 220 personas). Además, el paro “es por tiempo indeterminado hasta que aparezca el sueldo de la gente. Automáticamente se levanta en el momento en que estén depositados los sueldos”.

Con respecto a que solo se produjo un día de atraso, Perviú opinó que la medida “no es extrema, porque la gente tiene que cubrir sus necesidades, dado que la empresa no otorga ningún tipo de adelanto ni facilidades a los trabajadores”. Y agregó: “Los subsidios cubren el 100%, por eso no podemos cobrar”.

 

Marcha 

El próximo miércoles, a partir de las 10, usuarios de la línea 276 se reunirán en la plaza de Escobar, a protestar por el aumento del precio del boleto y a pedir mejoras en el servicio.

Comentarios