Estacionamiento: desde hoy las premultas serán inflexibles

Quienes no respeten el estacionamiento medido y sean sancionados tendrán la chance de un pago voluntario. El costo es de 48 pesos equivalente a dos días completos.
 
miércoles, 12 de septiembre de 2012 · 00:00

Pasado el tiempo de prueba e informativo desde la aplicación del estacionamiento medido en el centro pilarense, las consideraciones se terminaron y comienzan a endurecer los castigos a quienes ignoran el arancelamiento.

De esta manera, a partir de hoy, los agentes labrarán premultas a quines se excedan los 15 minutos de tiempo de tolerancia que tienen para pagar la hora en un comercio habilitado o activarlo desde el teléfono celular una vez que estacionan su vehículo.

Esta es una instancia previa a que el acta de infracción llegue al Juzgado de Faltas, donde el costo del pago voluntario se triplica.

La premulta se puede pagar directamente en los comercios adheridos a la recarga de crédito y su costo es de 48 pesos, equivalente al pago de dos jornadas completas de estacionamiento.

La infracción será pegada en la luneta trasera del vehículo infractor con número de acta y de premulta, además de entrar en el sistema en forma automática.

Tiene un vencimiento de 24 horas y si el infractor no paga la premulta en ese lapso, el acta pasa al juez de Faltas y una vez allí, el costo del pago voluntario es de 150 pesos.

 

Sistema

Los controladores de estacionamiento medido colocan la patente en el sistema a través de su teléfono celular. Allí, el programa les indica si el estacionamiento está activado o no.

De no estarlo, colocan un volante azul que indica que el controlador pasó y el automovilista tiene 15 minutos para realizar la carga.

Al minuto 16, si el conductor no cumplió con el pago, el sistema le avisa al controlador que el rodado está en falta. El agente llega hasta el rodado y comprueba que el vehículo no se haya retirado, en caso de que el vehículo siga allí, sin abonar el estacionamiento, el controlador labrará el acta de infracción.

Ingresando en el sistema, a través de su celular, patente, modelo de rodado y coordenadas en las que se encuentra estacionado, el programa le entrega número de acta y de premulta.

Esos números el agente debe colocarlos en un sticker, de color rojo, que luego pegará sobre el vidrio trasero del rodado.

Para saldar la falta, el conductor del vehículo en infracción, puede acercarse a cualquiera de los comercios habilitados y con sólo el número de patente, el de premulta o el del acta, podrá pagar los 48 pesos y evitar que llegue al Tribunal de Faltas.

Si no se pagan, las infracciones quedan en el sistema y cada vez que el rodado sea estacionado en el perímetro arancelado, el programa alertará sobre la deuda del conductor. Incluso lo tildará como reincidente en caso de que vuelva a cometer una falta, desde el centro de control darán aviso a la grúa.

Una vez que el rodado es llevado al depósito municipal, el infractor deberá abonar las multas adeudadas y el acarreo para liberar su vehículo.

Vale recordar que las multas que realizan los agentes pilarenses, ingresan en los Registros Automotores, como en la Dirección de Licencias de Conducir, por lo que al realizar un trámite de transferencia o renovar su carnet, deberá abonarlas.

 

Línea directa

Desde el centro de control del estacionamiento medido, dan aviso a los clientes que no envían correctamente el mensaje con un llamado al celular.

Al mismo tiempo, les advierten sobre la falta de crédito, ya que muchos creen que se debita de su línea telefónica.

La recarga tiene un mínimo de 25 pesos y puede hacerse en todos los comercios habilitados.

 

Enojo

Según señaló a El Diario la titular del control del estacionamiento medido, Elizabeth González, todos los días hay controladores maltratados e insultados por personas que se niegan a cumplir con el arancelamiento.

“Los chicos están trabajando y la orden que tienen es que no hay excepciones”, aseguró González.

Al mismo tiempo, la mujer remarcó que ya hubo encontronazos de los agentes, incluso con algunos funcionarios.

“Todos deben pagar, a mí nadie me dijo que hay gente a la que no se le tiene que cobrar”, explicó González, que agregó: “todos los días los chicos reciben agresiones verbales”.

En tanto, la titular del estacionamiento, señaló también que muchas personas se acercan a la oficina, ubicada en Hipólito Yrigoyen, entre Ituzaingó y Víctor Vergani, intentando excusarse de las faltas cometidas, asegurando que no están enterados del nuevo sistema.

Comentarios