“Hay que ser más rígido con quienes violan las medidas judiciales”

Lo afirmó la titular del área de Minoridad y Familia en relación a episodios de violencia de género. Opinó que debería sancionarse con más fuerza a los hombres no cumplen con lo que dictamina la Justicia.
jueves, 30 de agosto de 2012 · 00:00

A raíz de los últimos casos graves de violencia de género abordados por los medios –el más resonante, el triple crimen de Benavídez ocurrido el pasado lunes en el que un hombre asesinó a la abuela, la hermana y la hija de su exmujer- la responsable del área de Minoridad y Familia habló acerca de la situación por la que atraviesa Pilar en materia de violencia familiar.

 

En diálogo con el programa Materia Prima, de FM Plaza, la funcionaria afirmó que el área recibe en Pilar 1.500 consultas al año de las cuales un 98% provienen de mujeres. 

“Es una problemática que existió siempre”, explicó Soledad Iraizoz, titular del área, aunque reconoció que el abordaje por parte de los medios de comunicación y el trabajo realizado para propiciar las denuncias ayudó a que muchas mujeres se animaran a sacar a la luz su situación.

 

“Con la difusión de los medios y el trabajo de talleres y de encuentros concientizando sobre la problemática, se logra que muchas mujeres puedan salir de esta situación que es silenciosa, endogámica y puedan acudir a distintos servicios a pedir ayuda”, destacó. 

Ahora bien, en lo que respecta a Pilar, señaló que el acercamiento de las mujeres fue gradual. Así, cuando el área abrió sus puertas a fines de 2003 “muy pocas mujeres se acercaban”, situación que se fue revirtiendo con el paso del tiempo.

 

Rigidez

De todas maneras, Iraizoz reconoció que pese al trabajo que llevan a cabo distintos organismos como el que ella comanda, aún quedan deudas por saldar en el tratamiento de la violencia de género, fundamentalmente por parte del Poder Judicial.

“Intervienen distintos eslabones, la comisaría que toma la denuncia, los servicios como el nuestro que hacen  acompañamiento de la víctima y el Poder Judicial que es el que da las medidas de protección”, señaló, y agregó que “a nivel nacional lo que habría que repensar es una sanción más estricta para quien no cumple con la medidas”.

La reflexión se desprende de situaciones frecuentes en las que el agresor reincide en episodios de violencia (en ocasiones llegando hasta las últimas consecuencias) pese a haber sido denunciados por parte de la víctima.

 “Habría que darle un marco de mayor rigidez a sancionar aquellas personas que violan el perímetro de restricción”, propuso Iraizoz y para esto advirtió que “estamos participando de distintos espacios de discusión tratando de hacer un poco de fuerza sobre eso”.

 

Nadie afuera

Al momento de recibir una consulta por este tipo, en el área de Minoridad se activan los mecanismos para brindarle contención a las víctimas. En este sentido, en las oficinas trabajan dos grupos de mujeres y dos grupos de madres con el mismo fin.

 

Es que, cabe aclarar, que en la dependencia se reciben además consultas por violencia infantil. 

El trabajo con los chicos también es una parte importante de la actividad del área, desde donde reconocen que “un chico que es testigo de violencia lo más probable es que replique esa violencia cuando forme su propio hogar”.

En cuanto a los perfiles de las víctimas, Iraizoz aclaró que “hay mujeres de todos los sectores sociales” y si bien reconoció que la mayoría tiene más de 30 años, gracias al trabajo de concientización ya hay casos de “chicas que vienen acompañadas de sus madres porque logran detectar conductas violentas en sus novios”.

“Un vínculo de estas características puede anular las mejores cualidades de una persona”, advirtió la profesional, al tiempo que agregó que “es sorprendente, en muchos casos eran mujeres súper emprendedoras y quedan reducidas a nada. Ellas mismas se sienten como nada”.

“Es muy difícil cortar el vínculo –continuó- son mujeres muy aisladas, han cansando al entorno, es una situación muy compleja”.

 

4669200

Interno 9309 es el teléfono para consultas.

 

Violencia al revés

En los últimos meses se registraron en Pilar dos casos de violencia ejercida contra un hombre por parte de su pareja. En ambos, los hombres fueron prendidos fuego, uno de ellos con fatal desenlace.

Al respecto, desde Minoridad aseguraron que “es algo atípico”, dado que en ocho años sólo se recibió un caso de estas características.

“Acá en los servicios atendemos gente que viene diciendo que le pegaron y después resulta que tiene un tendal de medidas cautelares”, explicó y agregó que “tenemos que tener mucho cuidado en la escucha porque también se nos utiliza para tratar de institucionalizar algunas conductas violentas en la pareja”. No obstante aclararon que “esto no significa que uno no tenga la capacidad de escuchar las situaciones”.

 

 

Comentarios