Un cierre con bronca

Matías Rossi terminó 8º en la última fecha de la etapa regular y criticó el cambio reglamentario que benefició a Ford. “Con nuestro reglamento, ganamos”, ironizó el Misil, que fue el mejor Chevrolet.
 
martes, 28 de agosto de 2012 · 00:00

 

por Fernando Morales  f.morales@pilaradiario.com

 

Cuando se aseguró el primer lugar de la Copa de Oro, con un 2º puesto en la carrera de los 75 años, Matías Rossi no imaginó que este fin de semana terminaría la final de Paraná preocupado por la definición del campeonato.

El delvisense encaró la última fecha de la etapa Regular desde la comodidad que le ofrecían su lugar de privilegio en el torneo, por un lado, y el rendimiento superlativo de su Chevrolet, por otro.

Fue a Paraná para seguir desarrollando el auto más destacado de la categoría y estuvo siempre entre los 8 mejores, pero se volvió muy intranquilo por el cambio reglamentario que potenció a los Ford y que modificó el escenario de cara a la definición del título.

“Dentro del reglamento nuestro ganamos. Detrás de los siete Forcitos que terminaron cortados adelante. Fuimos el mejor Chevrolet, le ganamos a las otras Chevy livianas”, analizó Matías, que terminó 8º en una final dominada absolutamente por autos del óvalo, que justo antes de esta fecha recibieron un plus de 100 centímetros cúbicos en la cilindrada y 30 kilos menos en el peso total del auto.

Polémica. Fue un cambio polémico y desprolijo, no sólo porque se implementó con el campeonato en marcha, sino porque llegó justo antes de la carrera que definió a los 12 pilotos que pelearán el título en las últimas 5 fechas. Pero no es la primera vez que la categoría más popular de nuestro automovilismo atenta contra la lógica deportiva.

En 2008 ocurrió algo similar, aunque la modificación no fue técnica sino deportiva: Juan Manuel Silva (Ford) lideraba el campeonato cómodamente y se encaminaba al título, pero la ACTC implementó, de repente y a mitad de la temporada, el novedoso sistema playoff, un formato copiado del NASCAR de Estados Unidos. La ventaja del chaqueño de desvaneció en la 11ª fecha y finalmente se coronó Guillermo Ortelli (Chevrolet).

Se puede deducir que aquella medida de 2008 fue para evitar otra definición monótona, porque en 2007 Christian Ledesma se había asegurado el título tres fechas antes del cierre, al ganar su 6ª final de aquel año.

Se puede deducir, además, que esta vez la ACTC prefirió otra medida desprolija antes que una definición de torneo reducida a tres o cuatro pilotos: Rossi que dominó a voluntad cuando quiso, Néstor Girolami y Guillermo Ortelli que fueron muy regulares, y Christian Ledesma que reapareció tras su reencuentro con Alberto Canapino.

Bronca. Matías Rossi fue el mejor Chevrolet durante todo el fin de semana, incluso con 50 kilos de lastre. En la final largó cayó del 9º al 12º puesto en los primeros giros, pero después se recuperó y llegó 8º, aunque el marcado dominio de los Ford opacó el rendimiento del auto que alista Ricardo Gliemmo.

Descontento, el Misil disparó con frases contundentes. “Esto desvirtuó el espíritu deportivo”, “delante nuestro sólo los Súper TC, que siga la joda” y “reglamento técnico abierto, afuera no se consigue”, fueron algunas de las oraciones que utilizó el piloto de Del Viso para graficar su desmotivación.

Asimismo, el panorama no es alentador, ya que la Copa de Oro comenzará en Junín, un escenario más cómodo para los usuarios de Ford y Torino. Va a ser muy difícil ganar así, aceleran muchísimo. El Gurí (Martínez) venía muy complicado pero aceleraba muchísimo y no lo podía pasar pese a tener un mejor auto”, concluyó Matías, que estaba para ganar pero llegó 8º.

 

 

Copa de Oro

Ya están los 12 pilotos que irán en busca de la corona 2012 en el Turismo Carretera. El primer clasificado fue Matías Rossi, que por haber terminado 1º en la etapa regular del campeonato se aseguró 7 puntos. Los otros que lucharán por el título son Néstor Girolami, Diego Aventín, Juan De Benedictis, Norberto Fontana, Jonatan Castellano, Sergio Alaux, Mauro Giallombardo, Christian Ledesma, Guillermo Ortelli, Gabriel Ponce de León y Agustín Canapino.

 

 

 

Comentarios