En pleno renacimiento, el Instituto Pellegrini celebrará su centenario

Fue un símbolo de la educación pública hasta que cerró. Hoy es una sede de la UBA. Se invita a exalumnos, docentes y directivos a tener una jornada de reencuentro, en el viejo edificio.
 
domingo, 26 de agosto de 2012 · 00:00

Sin duda alguna, el Instituto Carlos Pellegrini es una de las entidades educativas más queridas y añoradas por los pilarenses: cualquiera que haya pasado por sus aulas lo repite y recuerda con orgullo por siempre.

Con el objetivo de vivir una jornada de reencuentros, el próximo 20 de octubre se llevará a cabo un festejo conmemorativo del centenario del lugar, hoy reconvertido en sede de la Universidad de Buenos Aires.

Uno de los organizadores, Germán Pablo Caruso, explicó a El Diario que “el origen de esta conmemoración se dio en las oficinas de la directora María Luisa Temprano, junto a un grupo de exalumnos (entre los que él se incluye), la Secretaría de Educación de la Municipalidad de Pilar, extrabajadores del colegio, y el Consejo Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia”.

Asimismo, Caruso hizo un llamado “a todos aquellos que puedan ayudarnos a realizar con excelencia un digno homenaje”. Así, están invitados todos aquellos que hayan pasado alguna vez por las aulas del Pellegrini, ya sea como alumnos, docentes, directivos o personal con otras tareas.

 

Camaradería

Con respecto a lo que ocurrirá el 20 de octubre, hasta el momento se adelantó que los actos protocolares comenzarán a partir de las 10; mientras que alrededor de las 13 se dispondrá un receso para facilitar el almuerzo de los participantes.

En este sentido, Caruso comentó que “como el Instituto no cuenta con instalaciones ni mobiliario para la ocasión, salvo los sanitarios, los concurrentes pueden traer sillas, reposeras, banquetas y demás elementos para su comodidad”.

A su vez, por la magnitud de la reunión y su complejidad, “se sugiere que cada familia concurra con una vianda para el almuerzo”. Sin embargo, el exalumno adelantó que “de todas maneras en el campo de deportes funcionará un bufé concesionado, en el que se podrán adquirir sándwiches, panchos, alfajores, bebidas y demás insumos”.

Además, en la entrada al Instituto se procederá a la acreditación de los concurrentes, aprovechando la oportunidad para actualizar o dar de alta los datos para la conformación de una base de contactos.

“Es una devolución por aquella vez que recibí una beca, a los 12 años”, afirmó Caruso, alumno en 1976 y 1981, sobre su participación en la organización del evento. Y recordó que “lloré cuando volví al colegio, hace un año. Mi sueño es que el Instituto vuelva a ser lo que fue”.

 

Histórico

Inaugurado en 1911, el Instituto Carlos Pellegrini fue concebido con la idea de reproducir el sistema de enseñanza inglés. Gracias a su nivel de excelencia, fue una de las entidades educativas más relevantes de la zona mientras funcionó a pleno. A lo largo de su historia fue privado, nacional y también funcionó como internado. Precisamente, hace casi ya 100 años, el 29 de agosto de 1912, el colegio se nacionalizó a través de un decreto presidencial.

En su época dorada llegó a ser uno de los mejores establecimientos educativos del país, albergando a más de 200 alumnos. En 1932 se entregó la posesión al Patronato Nacional de Menores (luego Consejo del Menor y la Familia), para transformarlo en internado de enseñanza secundaria especializada para menores tutelados, aunque siempre se aceptaron alumnos “externos”.

La debacle comenzó en la década de 1980, hasta que dejó de funcionar en 1995, cuando era un secundario industrial. Pero aún faltaba un golpe más duro: en enero 2002 un incendio destruyó buena parte del edificio. Recién en 2010, luego de varios intentos y promesas, el Instituto Carlos Pellegrini volvió a cobrar vida, con el funcionamiento –tras la refacción de una de sus alas- de una sede de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. 


 

Comentarios