Opinión: En contra de la violencia de género, campaña nacional


 
 
domingo, 15 de julio de 2012 · 00:00

 

por Andrea J. Carpaneto* andreajcarpaneto@gmail.com

 

El 3 de julio último fue la presentación oficial de la campaña  “Sacá tarjeta roja al maltratador” Edición Argentina 2011/2012, que cuenta con el apoyo de Presidencia de la Nación. Esta campaña nace en España y es parte del proyecto “Juntas por una vida sin violencia”. Llega al país de la mano de cuatro mujeres que obtienen los derechos y hoy son las coordinadoras: Ariela Mancke (Latina Urbana), Ester Mancera (ONG Enlaces territoriales para la equidad de género), Liliana Hendel (periodista) y Pilar Garea (Españoles en el mundo).

Con la presencia de funcionarios, personalidades de la cultura, el mundo del deporte, periodistas y distintas ONG comprometidas en la lucha por una sociedad más justa hacia la equidad de géneros y sin violencia.

Esta campaña nacional incluirá spots radiales, televisivos y gráficos para generar conciencia. También se realizarán capacitaciones sobre la temática en organismos oficiales, organizaciones y empresas.

Cada día en nuestro país hay una mujer víctima de violencia por el sólo hecho de ser mujer. En los últimos meses, varias mujeres con severas quemaduras efectuadas  por sus parejas o ex parejas aparecieron en medios televisivos dando su testimonio. Sólo algunas mujeres salen en los medios, siendo muchas más las víctimas de la violencia de género, que por temor a las represalias del maltratador no se animan a denunciar.

El temor, la parálisis, la incertidumbre y la baja autoestima son algunos de los signos de una mujer víctima de la violencia. El pensamiento más recurrente entre ellas es que “nada vale la pena”, “nadie va a creerme”, “la salida es imposible, porque él nunca me dejará en paz”.

La violencia familiar ocurre puertas adentro, donde no hay testigos. Los hombres que la ejercen hacia sus parejas no dejan pistas, ocultan los rastros y mantienen a la mujer en una constante amenaza ante la posibilidad de que se lo cuente a alguien.

Algunas de estas amenazas son: sacarle a los hijos/as, convencerlas de que nadie les va a creer, insistir en que sin ellos no son nada. Palabras que van inmovilizando a la mujer hasta llegar, en muchos casos, a la parálisis total. Otro de los argumentos para mantener a la mujer a su lado es recurrir al arrepentimiento y a las promesas de cambio tras las agresiones. Lo cual vuelve a paralizar a la mujer para no efectuar la denuncia y perpetuar el silencio.

Además, las mujeres sienten que aunque hagan la denuncia las cosas no cambian. Sienten el desamparo judicial.

El caso de Carla Figueroa, la joven de 19 años, asesinada por su pareja, que fue recientemente resuelto con cadena perpetua para el femicida Tomaselli, ha puesto bajo la lupa la intervención del sistema judicial en los casos de violencia familiar.

Este caso tuvo enorme resonancia por la figura del avenimiento, que permitía que un violador o responsable de abuso sexual eludiera la cárcel si era perdonado por su víctima. Carla fue asesinada días después de que Tomaselli abandonara la cárcel. Con este caso se produjo la derogación de la absurda y obsoleta ley y marcó un precedente al sentenciar a prisión perpetua a un femicida.

La ley del avenimiento ha sido derogada, pero lo ocurrido con Carla, ha mostrado un déficit en la Justicia para abordar los casos de violencia familiar y la falta de capacitación especializada. Si bien hay juzgados que poseen personal capacitado en la temática, esto no alcanza. Todos los organismos deberían recibir capacitación en cada localidad del país.

La concientización y visibilización de la violencia de género abre la posibilidad de que más mujeres se animen a denunciar y a solicitar tratamientos. Pero la falta de recursos humanos y económicos hace que no se pueda dar una respuesta rápida y eficaz como lo demanda la complejidad del tema.

Esta campaña servirá para continuar creando conciencia. Será muy útil para una gran cantidad de mujeres, que hoy se sienten solas en la lucha por salir de la situación de maltrato. Servirá para que más sectores de la sociedad se comprometan e involucren con la temática y para que muchas mujeres sepan los caminos a tomar para la resolución de las situaciones de violencia y puedan hacerse oír.

Comentarios