Los afiliados de Pami reclaman por las demoras en los turnos médicos

Aseguran que la espera para una consulta va desde 20 a 40 días. La obra social trabaja con las clínicas San Marcos y San Carlos y con el Sanguinetti. En el nosocomio dicen que allí no existe el problema.
miércoles, 11 de julio de 2012 · 00:00

 

Los afiliados al Pami reclaman por las demoras en los turnos médicos que aseguran van desde los 20 a los 40 días aproximadamente.

Según contaron los usuarios de la Obra Social para Jubilados y Pensionados de la República Argentina, en Pilar, lograr una consulta con los médicos de cabecera o para realizarse estudios es asunto de largo plazo.

Según fuentes oficiales, las clínicas San Marcos, San Carlos y el Hospital Central de Pilar Juan Cirilo Sanguinetti son los tres centros de salud autorizados por el Pami para la atención de los afiliados. Y, sobre todo la primera, se encuentra saturada.

De la misma manera, los médicos de cabecera que atienden en sus consultorios no tienen turnos disponibles, a menos que sean a 30 días o más.

En Pilar, hay unos 23 mil afiliados del Pami y la mayor parte de ellos asiste a las clínicas, ya que son las que tienen los contratos con mayores cupos con la obra social.

De todos modos desde la salud pública aseguran que no cumplen con cupos para la atención, sino que atienden a todos los pacientes por igual.

“Pedí un turno para una consulta de rutina con mi médico de cabecera y me dieron turno para dentro de un mes y medio”, explicó Mabel, una de las afiliadas que reclamó con desesperación, al ver que no será atendida con rapidez.

Por otra parte, Susana, otra de las afiliadas que se quejó por las demoras, aseguró que su médico de cabecera dejó de atender en la clínica San Marcos y fue derivada al Sanguinetti, para que él la siga tratando.

 

Capitas

Consultado por El Diario, el titular de la Secretaría de Salud, Pablo Atchabahían, aseguró que en el Hospital Sanguinetti, no existe la problemática de aplazar turnos: “y menos por períodos tan extendidos”, remarcó.

“Tenemos la saturación común de un hospital público, pero por suerte hoy no estamos dando turnos tan distanciados”, aseguró el médico.

Al mismo tiempo, el funcionario aseguró que el nosocomio no tiene cupo de atención a afiliados del Pami y reconoció que hubo situaciones de desborde, en las que derivaron pacientes a la clínica San Marcos.

En ese sentido, el funcionario reconoció las 3 mil cápitas que recibe el nosocomio, pagas por afiliados, pero insistió: “nosotros no tenemos cupo, atendemos a todas las personas” y explicó que si se pasa de las cápitas, el nosocomio le factura al Pami, por lo que no derivan a nadie.

Según fuentes oficiales, la clínica San Marcos recibía unas 10 mil cápitas desde la obra social y actualmente se habría quedado con 7 mil, ya que las 3 mil restantes pasaron al nosocomio público.

Por esa razón, muchos pacientes deberán pasar a tomar la prestación en el Sanguinetti o pueden elegir entre ambos centros de salud.

También tienen la opción de ser atendidos en la clínica San Carlos, ubicada en la localidad de Lagomarsino y que por su lejanía del centro pilarense, atiende en su mayoría afiliados de esa localidad y la zona de Del Viso, Alberti y alrededores.

Pero, las mismas fuentes, aseguran que para realizar la elección o el cambio de sede de atención, el afiliado debe esperar un mes y esa modificación, puede hacerse cada seis meses.

Comentarios