Preocupación en La Alborada por una verdadera matanza de perros

Entre 15 y 20 animales aparecieron muertos en sus casas y en la calle. Fueron envenenados con estricnina. Temen que sea parte de la preparación de robos a las viviendas. La policía aconseja denunciar.
viernes, 29 de junio de 2012 · 00:00

Desde ayer, el tranquilo barrio La Alborada, de Presidente Derqui, se ve sacudido por una situación tan macabra como preocupante: una verdadera masacre de perros que, envenenados, aparecieron muertos o agonizantes en las calles y los patios de sus casas.

Con el dolor de la muerte de sus mascotas y el temor a que se trate del primer paso para concretar un futuro robo, los vecinos comenzaron a contactarse entre sí y con las autoridades.

Una de las vecinas cuyo perro fue envenenado, Leticia Rainz, en diálogo con El Diario confirmó que “entre 14 y 20 perros aparecieron muertos esta mañana (por la de ayer). Los vecinos estamos alborotados porque no entendemos lo que pasó”.

En este sentido, aseguró que en la comunidad “estamos asustados y tememos también por nuestros hijos que juegan afuera”.

La vecina afirmó no tener sospechas sobre el origen de la matanza, aunque reconoce que teme que se deba a motivos vinculados con el robo de viviendas. “Este barrio siempre es noticia por los robos”, recordó y agregó: “la semana pasada intentaron entrar en la casa de una vecina dos chicos en una moto”. Ésa, remarcó, es la modalidad más utilizada en el último tiempo.

La docente apuntó que fue realizada la denuncia correspondiente al área de Zoonosis del Municipio que ayer por la tarde envió a sus agentes. Además de hacerse cargo de los perros muertos en la calle, determinaron que la causa de muerte en todos los casos fue envenenamiento con estricnina.

 

Inseguridad

A través de un grupo creado en la red social Facebook, los vecinos del barrio compartieron ayer sus testimonios y sus temores. Roberto Gallo informó que la presidenta de la sociedad de fomento de La Alborada, Sandra Zanone “se comunicó con el comisario de la 5ª, quien le solicitó que todos los damnificados hagan la denuncia”.

“No perdamos tiempo y accionemos. Es la mejor manera de prevenir”, sostuvo Gallo.

Más temprano, Ana María Seri se mostró azorada por el envenenamiento de sus tres perros, “Lola, Tatun y Galo los que en cuestión de segundos, murieron”.

“Se criaron con mis hijos de cachorros y hoy no entendemos nada, ya no están... Tengan cuidado, ya que parece, que esta persona reparte veneno como caramelos porque al recorrer el barrio encontramos a dos perros más muertos con las mismas características”, contó.

A su vez, Cristian Álvarez se presentó como “vecino de la calle Las Gardenias y La Golondrina”. Según contó, ayer a la mañana, cuando salía de su casa encontró “en la puerta un perro muerto de la raza pitbull o parecido con collar verde”.

Carina Rodríguez, a su turno, señaló que el hecho de ayer no es nuevo. Vive en Las Magnolias entre La Golondrina y El Cardenal desde 1994. “Les cuento como antecedente que en dos oportunidades envenenaron a mis perros, esto ocurrió en el año 1996 y 1998. Las dos veces, a los pocos días entraron a robar impunemente a mi casa. Estén todos atentos”, advirtió.

 

Robos

En el barrio, los robos son moneda corriente. Entre los últimos hechos, está el que cuenta Gabriel Maiuzzo, que tiene un terreno en el que levantó los cimientos de lo que será su casa. “Increíblemente, ayer a la madrugada me robaron el medidor de luz, sé que no es nada a comparación de otros robos, lo informo como prevención: tengan cuidado”, dijo, para apelar a la ironía: “le avisé al de seguridad que si ve a alguien con mis cimientos al hombro que lo detenga”.

A su vez, Ire Sosa, contó que el miércoles a la mañana, a su hermano “le cruzaron un auto en las calle Los Aromos y Las Magnolias. Era Renault Sandero de color rojo con tres individuos adentro. De la desesperación, arrancó y pasó rápido para salir a la ruta, al mirar para atrás se dio cuenta que lo iban siguiendo se metió en la estación de servicio, esperó un rato que se fueran porque estaban afuera mirando”, y advirtió que “tengan cuidado cuando salgan es sus autos por que anda merodeando gente rara”.

 

Casos que se repiten 

El envenenamiento de perros con fines de robo en el barrio La Alborada no es un hecho nuevo. En la última reunión de los foros con la policía, esa modalidad delictiva fue una de las que se llevó buena parte de las denuncias.

Según se informó, en abril último, se produjeron al menos cinco casos similares en distintas localidades y barrios. Por uno de ellos, incluso, hay efectivos policiales bajo sospecha.

Comentarios