El comportamiento sexual de los adolescentes en la mira

Preocupa la falta de uso del preservativo. También consumen pocos anticonceptivos convencionales. Pero se exponen a los deemergencia.
domingo, 18 de marzo de 2012 · 00:00

 

Tras los fines de semana, crecen las consultas por anticonceptivos de emergencia.

 

 

Mientras para muchos adultos la educación sexual en las escuelas sigue siendo polémica por convicciones religiosas o sociales, los adolescentes se exponen peligrosamente cada vez con más frecuencia al contagio de enfermedades y posibles embarazos.

Según pudo saber El Diario a través de las distintas áreas municipales que atienden directa e indirectamente los numerosos casos de embarazo adolescente, es cada vez mayor la resistencia a adoptar la ingesta de pastillas anticonceptivas y al uso de preservativos.

Las campañas de reparto gratuito de estos métodos de anticoncepción, son poco tenidas en cuenta por la franja etárea en riesgo.

“Las pastillas anticonceptivas sobran y cuando uno se las quiere dar, las respuestas más frecuentes son, no las voy a tomar porque me olvido, no me gusta o yo me cuido de otra forma”, señaló una fuente oficial consultada por El Diario.

La misma fuente aseguró: “cuando les proponemos que se coloquen la vacuna anticonceptiva que se aplica una vez al mes, también se niegan”.

Según señalaron profesionales que se han topado con casos de posibles embarazos adolescentes, en muchos de los casos son los propios padres los que no permiten que sus hijas adopten un método anticonceptivo, incluso cuando llegan desesperados en busca de la pastilla del día después.

 

Machismo

Las mismas fuentes aseguran que al igual que ocurre con las pastillas anticonceptivas, hay una negación al uso de preservativos.

Lo más curioso de esta negativa, es que se da a pesar de que los profesionales consultados, aseguraron que en estos casos se les explica que es un método que no sólo evitará un posible embarazo no deseado, sino que además los protege de la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

En ese sentido, las fuentes aseguran que, aunque parezca extraño, allí aparece muy fuerte la cultura machista: “la frase más común en las chicas es ‘no, a mi novio no le gusta usar preservativo’”, remarcaron.

En tanto, por el lado de los varones, la respuesta es la misma y la negativa es aún mayor que la de las mujeres a las pastillas.

Al mismo tiempo, los varones tienen asumido que el problema de un posible embarazo no es de ellos, sino de las mujeres.

“Es frecuente que los domingos o lunes lleguen chicas de entre 15 y 18 años desesperadas en busca de la pastilla del día después y confiesan que el fin de semana estuvieron con un joven que conocieron esa misma noche y  no se cuidaron”, contó una profesional.

En la última semana y auque no brindó cifras, la presidenta del bloque oficialista, Liliana Alfaya, mostró su  preocupación, señalando que Pilar está entre los municipios con mayor índice de embarazos adolescentes de la Provincia de Buenos Aires. n

 

Comentarios