Después de casi 40 horas se reestablecía el servicio de luz

Edenor aseguró que estaba resuelto el “99 por ciento” de los inconvenientes producidos por la tormenta del martes. Dos escuelas se vieron afectadas. En Peruzzotti persistían los problemas.

jueves, 1 de marzo de 2012 · 00:00

 

Ramas caídas, ayer, en la zona del barrio Carabassa, una de las más afectadas por la tormenta.

 

Edenor confirmó ayer a la tarde que fueron reparadas todas las averías en el servicio de luz causadas por la fuerte tormenta sufrida en el Partido de Pilar en las primeras horas del lunes. “El 99 por ciento del servicio fue restituido”, señaló Eduardo Miravelli, uno de los voceros de la concesionaria.

Sin embargo, ayer por la tarde, varias zonas continuaban sin luz desde el inicio del temporal. “Es probable que los cortes que continúan no tengan que ver con la tormenta”, señaló el representante de la empresa.

Luego de declarar la emergencia interna en la mañana del martes, la empresa Edenor puso a disposición todo su personal y sus recursos para reestablecer el servicio de energía eléctrica. En comunicación con El Diario, el titular de Prensa de Edenor, Alberto Lippi, había manifestado que existía la posibilidad de que en algunos casos la luz pudiera volver pasadas las 24 horas de iniciado el corte generado por el fuerte temporal: “Puede que queden algunos clientes para el día de mañana”, había advertido el hombre durante el martes.

Es que en los barrios más afectados el viento derribó hasta 10 postes del tendido, por lo que los trabajos de la empresa concesionaria de energía serían más complejos durante los siguientes dos días.

 

Larga espera

Como fue previsto por Edenor, y si bien se trabajó arduamente para que las zonas afectadas pudieran volver a tener energía eléctrica en el transcurso del día martes, los problemas con el suministro continuaron hasta la tarde de ayer.

Hasta ayer al mediodía algunas manzanas de los barrios Peruzzotti, Villa Verde y parte de la ruta 25 camino a Moreno, continuaban sin energía. En el primero de éstos, el viento derribó una gran cantidad de postes y árboles que fueron reparados.

Por su parte, dos colegios de la zona vieron dificultado el dictado de clases debido a que no contaban con luz ni agua. Uno de ellos fue el Colegio Del Pilar, sobre ruta 34. “Quedó todo el cablerío tirado. Los vecinos tuvieron que levantar los postes para abrir el camino, es por eso que decidimos suspender las clases”, contó una responsable de la escuela que en el día de hoy reanudará las clases.

Por su parte, el colegio Los Robles, situado dentro de Estancias del Pilar, brindó clases normalmente aunque la luz recién fue rehabilitada por la tarde durante el horario escolar.

En la mayoría de los casos, los cortes se debieron a ramas y postes caídos, aunque también hubo otras situaciones particulares.

Como ejemplo, en Del Viso, sobre la calle Carlos Calvo entre Congreso y Menéndez y Pelayo, los vecinos indicaron que un rayo averió un transformador que afectó a ocho manzanas del barrio.

Desde Defensa Civil señalaron que los reclamos fueron disminuyendo con el correr de las horas, aunque también expusieron que aún se registraban quejas por la falta de suministro y ramas caídas en el barrio Peruzzotti.

“Una mujer nos comunicó que aún hay ramas tiradas y enviamos a personal de Espacios Verdes”, explicó Eduardo Ríos, a cargo de dicha oficina. “En estos casos la gente queda sensible”, señaló.

 

Reestablecimiento

Durante el día de ayer, los vecinos, lectores de El Diario y de sus redes sociales Twitter y Facebook, fueron reportando las zonas donde paulatinamente se iba reestableciendo el servicio. Hacia el mediodía, la luz había regresado a las casas de los vecinos de Villa Alpina 1, El Panchito y San Jorge, tras 35 horas sin energía eléctrica. Muy cerca de allí, Los Grillos permaneció sin luz desde el lunes a la noche hasta las 16 de ayer, al igual que el barrio Carabassa. Al cierre de esta edición, vecinos del barrio Peruzzotti confirmaban que aún no había sido solucionado el problema del suministro de energía.


La tormenta

En las primeras horas del último martes, se registró una gran tormenta que afectó a todo el Partido. Si bien las lluvias no fueron abundantes, los fuertes vientos provocaron voladuras de techos, postes de luz, árboles y ramas, poniendo en alerta a las empresas y organismos involucrados en la normalización del sistema de cableado público.


Preocupación

“Tengo medicación en la heladera y necesito urgente que vuelva la luz”, explicaba una usuaria en la tarde del martes a través de las redes sociales. Es que algunos pequeños comercios debieron vaciar sus heladeras debido a que parte de la mercadería había perdido la cadena de frío. Otra mujer, por otro lado, pedía la pronta reparación del tendido ya que poseía medicamentos en su heladera. En el barrio Carabassa, el propietario de una despensa debió recurrir a un grupo electrógeno para que sus heladeras continuaran en funcionamiento y así no echar a perder su mercadería.

Comentarios